señales de que un niño no es feliz

Señales que revelan que tu hijo no es feliz

Una prioridad innegociable para los padres es el bienestar integral de sus hijos, esto no se refiere solo a que sean sanos físicamente, sino que emocionalmente están bien, lo que incluye que sean felices; pero no siempre es así, los hijos pueden no ser felices y varios de sus comportamientos son muestra de ello.

En algunos casos desconocemos los signos de infelicidad que pueden mostrar, y en otros a pesar de que son evidentes los evadimos, al considerar que esto refleja que no estamos haciendo las cosas bien como padres. Aunque los hijos no traen manual de instrucciones, dejamos una lista de señales que te ayudarán a definir si tu hijo no es feliz y algunos consejos para ayudarlos.

Felicidad o Infelicidad, ¿De qué dependen?

La felicidad al igual que la infelicidad no es cuantificable, y depende en gran medida en cómo aprendemos desde muy chicos a ver la vida y lo que nos sucede. 

La perspectiva de lo qué es importante y valioso es parte de la crianza que recibimos así como de la influencia del entorno y la sociedad, por esto somos capaces de ver niños y jóvenes muy felices con poco, a diferencia de otros que aun cuando tengan atención, comodidades y amor, no alcanzan la felicidad.

De lo que no hay dudas es que de que siendo feliz, los hijos tienen la posibilidad de desarrollarse emocionalmente seguros, facilitando que cree lazos con otros, sintiéndose más capaces a la hora de realizar las actividades que le corresponden, lo que aumenta sus posibilidades de sentir bienestar y este se asocia directamente con la felicidad.

¿Mi hijo no es feliz?, 13 señales que cuentan cómo se siente

Saber que tu hijo no es feliz puede resultar un verdadero reto, especialmente si te resistes a ver las señales de ello, pero para poder reconocerlas es necesario saber cuáles son, además hay que diferenciar la infelicidad de los hijos de sus momentos ocasionales de rabietas, frustración y tristeza, a cualquier edad se tienen días malos con momentos que generan infelicidad transitoria. 

El comportamiento regular de tu hijo es en dónde debes buscar la respuesta a la pregunta ¿Cómo sé si mi hijo no es feliz?; observa si tu hijo frecuentemente manifiesta algunas de estas conductas:

  1. Escasamente se interesa y disfruta al compartir con los demás, mostrándose molesto, irritado u obligado a socializar con otros de cualquier edad en actividades familiares o escolares; continuamente no quiere asistir a estas o busca estar alejado de los demás mientras se dan.
  2. La mayor parte del tiempo tiene un temperamento poco amigable, pueden manifestar irritabilidad, ser groseros, sumisos y reírse muy poco, si algo hacen los chicos es reír mucho, así que si tu hijo no ríe frecuentemente, algo puede estar opacando su felicidad.
  3. La agresividad se hace presente en muchos de sus días, algunos niños y jóvenes a causa de la infelicidad pueden ser agresivos con otros o con ellos mismos, mostrando comportamientos violentos, como golpear o agredir verbalmente a otros, así mismo infligirse daños. 
  4. Se muestra muy pasivo, otro de los comportamientos observables en las personas que no son felices es la pasividad extrema, siendo poco activos físicamente, prefiriendo estar sentados o acostados en actividades que pueden hacer sin compañía como ver TV, usar el teléfono o pc, leer.
  5. Es pesimista, le cuesta ver lo bueno que sucede a su alrededor,  reconocer sus propias capacidades y habilidades así como las de los demás, puede llegar usar un lenguaje negativo de forma frecuente.
  6. No muestra gratitud, es poco agradecido con lo que tiene y recibe, se queja de ello; ya sea que se trate de cosas no materiales como afecto y congratulaciones, o por cuestiones materiales que le brinden comodidad o calidad de vida, incluso cuando se le da algo que había pedido.
  7. Se muestra desconfiado, no solo de otras personas sino de sí mismo, de cómo actúa, piensa y se expresa, con poca visión de futuro.
  8. Experimenta problemas de autoestima, dificultando su autoreconocimiento positivo, autonomía personal y amor propio, en algunos casos puede también ser muy narcisista creyéndose mejor que los demás y comportándose de manera descalificativa hacia otros.
  9. Frecuentemente está desmotivado, no encontrando razones para hacer las cosas, con pocas ilusiones, sin hobbies o uso productivo de las habilidades.
  10. Tiene cambios de humor frecuentes, sin causas ni razones aparentes pasa de estar feliz a estar triste o enojado.
  11. Se alimenta con problemas, manifiesta no querer comer o come poco y a deshoras, en muchas oportunidades lo hace para no compartir la mesa con otras personas.
  12. Presenta problemas de sueño, el insomnio está presente en sus horas de descanso, se desvela, duerme muy poco o tiene pesadillas. Algunos también duermen mucho, esto les permite limitar el contacto con otros.
  13. Puede tener problemas de control de esfínteres, aún cuando lo hacía anteriormente puede tener escapes.

¿Cómo ayudar a tu hijo si no es feliz?

Como padres podemos hacer varias cosas:

  • Muéstrale interés en lo que hace y siente, tu hijo debe saber que quieres estar cerca de él, compartir y procurarle bienestar.
  • Habla, pero por sobre todo escucha, comunícate frecuentemente con tu hijo, hazle saber que estás dispuesto a oírlo siempre y responderle sus dudas.
  • Bríndale seguridad, la aceptación de su personalidad es una gran forma de hacerlo, pero también los elogios a sus habilidades, las felicitaciones por sus logros y el apoyo incondicional.
  • Establece límites, aun cuando le apoyes, escuches y te intereses en él, tu hijo debe saber que hay límites que debe respetar y cosas con las que debe cumplir,  decir “no” ante lo incorrecto está bien y es necesario.
  • Ayúdalo a tener alta autoestima y más autonomía, ayúdale a sentirse valioso, capaz y seguro, dale tareas y responsabilidades que pueda cumplir para auto valorarse.
  • Incrementa lo positivo, es muy importante que el lenguaje y las conductas que observe en ti sean positivas, inculca en él los pensamientos optimista y la gratitud.