Salud y Belleza Natural

Turquía: ¿Por qué es el destino predilecto de las personas que necesitan un injerto capilar?

173209

La calvicie y la alopecia son dos de los problemas físicos y estéticos más comunes en la actualidad. Algunas veces ocasionados por razones hereditarias, pero cada vez más comunes producto de razones tan variadas como la alimentación o vivir en situaciones de tensión y estrés de forma constante. La solución más eficaz en la actualidad es el injerto capilar.

Turquía se ha convertido con los años en uno de los destinos predilectos del turismo médico en general, y del injerto capilar Turquia, principalmente por una cuestión de existir toda una infraestructura que arropa a los pacientes que acuden a las clínicas turcas -sobre todo en la capital, Estambul- y por la diferencia que tiene la lira turca con relación al euro, que facilita que cualquier ciudadano europeo, pero sobre todo español, disponga de mayor poder adquisitivo o, coloquialmente, encuentre todo más barato.

Así las cosas, Turquía es el destino ideal para practicarse un injerto capilar. ¿Por qué?

El precio sigue siendo determinante

El injerto o el implante capilar nunca ha sido una intervención barata. De hecho, es de las más costosas que pueden existir y eso es considerable, ya que su precio no ha dejado de bajar en las últimas décadas. Sin embargo, en el país de origen de muchas personas, practicarse un injerto capilar es simplemente imposible de asumir -a menos que se incurran en deudas o se tengan que desprender de bienes importantes para su realización, lo que no es tan sensato-.

En Turquía, el precio del injerto capilar puede llegar a ser hasta un 70% más económico que el mismo procedimiento realizado en España, por ejemplo, siguiendo las mismas técnicas, contando con los mismos servicios, y dejando de lado algunos beneficios que en Turquía se ofrecen porque hay una infraestructura turística y médica construida alrededor de este tipo de intervenciones.

La infraestructura y servicios médicos que arropan

Turquía a través de los canales oficiales y con competencia en el caso afirman recibir cientos de miles de visitantes solo por turismo médico, o lo que es igual, personas que requieren intervenciones como las de un injerto capilar y que aprovechan la infraestructura turística y de servicios existentes para disfrutar y sentirse mejor al mismo tiempo.

Por ejemplo, las clínicas especializadas en esta clase de tratamientos -algunas son líderes mundiales en la innovación de la estética del cabello- ofrecen paquetes que incluyen desde el boleto de avión hasta noches en un hotel de cinco estrellas -mientras dure el tratamiento y la recuperación-, a la vez que los especialistas llevan un seguimiento individualizado de los avances, revisan y valoran al paciente en cada paso y nunca le abandonan.

Eso, sumado a la posibilidad de conocer una de las ciudades y uno de los países -se habla de Estambul y Turquía respectivamente- más pintorescos de toda Europa, han sido razones suficientes -considerando el precio, de lo que ya se hablaba antes- para que ante la necesidad de combatir de forma eficaz a la calvicie o la alopecia, se piense en el injerto capilar y se piense en Turquía al mismo tiempo.

La calidad es la misma

Como se anticipaba, Turquía cuenta con clínicas y sobre todo con especialistas que lideran las investigaciones en este campo. No es un hecho aislado, sino que existe toda una estructura de inversión privada y pública para liderar esta clase de tratamientos. Por eso, visitar una clínica turca especializada en tratamientos capilares es sinónimo de resultados y, sobre todo, de calidad.

Todas las intervenciones de injerto capilar en Turquía se realizan con las últimas tendencias, con lo máximo en seguridad y el seguimiento previo y posterior a la intervención es muy buena, de modo que un paciente de otro país de Europa o del mundo difícilmente notará una merma en la calidad de los servicios y de la intervención quirúrgica misma.

La alopecia cada vez aparece más temprano y el ritmo de vida sumado a los patrones hereditarios suelen ser los responsables. Combatirla, a través del injerto capilar, se posiciona como la solución con más sentido.

Deja una respuesta