Salud y Belleza Natural

Tipos de crema de mantequilla y para qué utilizarlos

180843

Es una de las coberturas más utilizadas en repostería, el conocido como buttercream, es el complemento perfecto para un gran número de postres sabiendo que, según el plato que se quiera preparar, se puede elegir entre varios tipos de crema.

Hoy en día, son muchas las coberturas que se utilizan en repostería para que los postres y pasteles queden realmente exquisitos y cargados de consistencia. Si bien es cierto la cobertura dependerá del tipo de plato que vaya a elaborarse y del gusto del consumidor, hay que decir que, según la que se elija, así hay una modalidad específica para cada ocasión.

En este sentido, hay que hablar del frosting estrella por excelencia en repostería, que no es otro que la crema de mantequilla. Se trata de un tipo de cobertura que se elabora fácilmente con un poco de mantequilla, combinándola con azúcar. De esta manera, la mezcla hace que se obtenga una crema bastante ligera, perfecta para rellenar todo tipo de pasteles o cubrirlos, incluyendo la posibilidad de realizar decoraciones con el producto.

Aunque la receta estándar de la crema de mantequilla es sencilla, hay que tener en cuenta que, a la hora de prepararla se puede hacer a partir de distintas elaboraciones, pudiendo utilizar para ello diversas herramientas e ingredientes. ¿Cuáles son los tipos más conocidos?

Americano

La crema de mantequilla al estilo americano es una de las más fáciles que hay que elaborar, entre otras cosas, porque se trata de una receta bastante conocida en todo el mundo.

Para su elaboración, hay que mezclar mantequilla, leche y azúcar glasé, teniendo como resultado una crema mucho más densa. Generalmente, el buttercream americano se utiliza sobre todo para crear elementos decorativos en los pasteles, como flores, conchas o darles forma a los bordes.

Además, hay que decir que este estilo también se puede hacer con una crema algo más suave, para ello, en la mezcla en vez de leche se echará agua, siendo este tipo de crema ideal para cubrir las tartas.

Suizo

Se trata de una crema de mantequilla menos dulce, puesto que entre otras cosas, uno de sus ingredientes es el merengue suizo. Además, hay que añadir azúcar y claras de huevo (a punto de nieve), ambos elementos deben calentarse. Después de enfriar, se echa la mantequilla.

Es una crema muy ligera, siendo su principal uso para el relleno de tartas y pasteles.

Francés

La base para esta crema de mantequilla son huevos enteros y yemas, haciendo que se consiga más textura y color, a la par que tiene un sabor más intenso. Para conseguir la crema perfecta se baten los huevos y las yemas y, posteriormente, se añade azúcar y agua que previamente han tenido que calentarse. Una vez hecho esto, se incluye la mantequilla y se bate todo hasta tener la mezcla.

Al ser una crema ligera y esponjosa, se utiliza principalmente como capa para pasteles.

Alemán

Para hacer una crema de mantequilla al estilo alemán, previamente, se necesitará una crema pastelera en perfecto estado. Una vez se tenga, hay que dejar que se enfríe y, posteriormente, batirla añadiéndole la mantequilla y azúcar glasé.

Aunque se considera una crema ligera, tiene algo más de consistencia que las anteriores, por este motivo se utiliza para el relleno de tartas y de cupcakes.

Italiano

El estilo italiano de buttercream es muy parecido al suizo, aunque en este caso y como no podía ser de otra manera, la base va a ser de merengue italiano. También aquí se hará uso de azúcar, agua y claras de huevo, además de añadir posteriormente la mantequilla. El resultado es una crema muy ligera y bastante suave.

Ermine

También conocida como crema de mantequilla de harina, es una de las recetas más utilizadas desde hace mucho tiempo, siendo además una de las más antiguas. Para su elaboración, hay que tener una base de leche mezclada con harina y, cuando esté fría, se bate y se añade la mantequilla.

Se trata de una crema menos dulce y densa, por este motivo se utiliza principalmente con la manga pastelera.

Deja una respuesta