método Montessori

¿Qué es el método Montessori?

La educación de niños y jóvenes es uno de los aspectos más importantes para los padres y la sociedad, aunque la libertad de elegir está abierta para todos, hay métodos educativos que logran la preferencia al ser bastante efectivos y cónsonos con lo que se espera, el método Montessori es uno de ellos.

Este modelo educativo fue creado y puesto en práctica a finales del siglo XX por María Montessori, médico y educadora italiana, un método educacional aplicable a bebés, niños y jóvenes que les ayuda a su desarrollo personal  y académico.

¿Qué es el método Montessori?

Se trata de un modelo educacional aplicable en escuelas y hogares, capaz de fomentar el desarrollo y conocimientos físico y social a través de la independencia, la libertad respetuosa de límites no cohesivos y el acogimiento tanto a la psicología como a la naturaleza propia como ser humano, basándose en fundamentos científicos relacionados con el desarrollo de estos.

El método Montessori fue dado a conocer formalmente hace más de un siglo, enfatiza la necesidad de que la educación parta de las capacidades así como de las potencialidades intelectuales, físicas y espirituales de cada persona, dándose en un entorno adaptado a estas para lograr los aprendizajes y la adquisición de conocimientos mediante el autodesarrollo integral con estimulación continua y amable, donde tanto la comprensión como el amor se den.

Montessori concibe que cada persona tiene capacidades amplias, estas les permiten apropiarse de los conocimientos de manera inconsciente y consciente con gran potencial, siendo vehículo activo para su propio aprendizaje.

Una visión distinta del rol del adulto

La visión tradicional de la educación nos acostumbró que en el acto educativo y los procesos de enseñanza y aprendizaje era un adulto el encargado de conducir las actividades, en el Método Montessori es distinto, el trabajo es hecho por los niños y jóvenes en colaboración con un adulto, llevando a un trabajo libre de cada estudiante para desarrollar su inteligencia y psiquis.

Para que el proceso se dé de manera efectiva, el adulto acompañante es responsable de que cada persona utilice los materiales especializados al máximo, incentivando a la autosuficiencia, a través de la estimulación de su capacidad aprender, respetando su espontaneidad.

La maestra o los padres a través del método Montessori son guía y observadores, cada actividad y elemento parte de las necesidades, capacidades e intereses de los niños, en base a ello se ofrecen oportunidades con un propósito en su beneficio y a favor de la sociedad en la que crecen.

La importancia del ambiente de aprendizaje

Aun siendo un método lleno de libertad para aprender, Montessori da gran importancia a la estructura y orden del ambiente de aprendizaje, este debe estar adecuado para fomentar el crecimiento intelectual y potenciar el desarrollo integral de cada persona que haga vida en él.

Tanto el orden como la seguridad son dos condiciones prioritarias en el ambiente educativo, así mismo debe poseer todas las herramientas y elementos necesarios para estimular el aprendizaje y crecimiento desde la infancia hasta la juventud.

La recomendación del método es aprovechar las potencialidades del entorno para aprender de él y en él.

Materiales, factor elemental en el Método Montessori

Los materiales del método Montessori fueron diseñados de manera específica con apoyo científico, buscando responder a los intereses de los niños en cada etapa del desarrollo, ajustándose a las distintas edades.

La exploración e investigación de los más chicos permiten que los materiales satisfagan su curiosidad individual e ayude a su aprendizaje independiente, además mejoran la atención y concentración, a la par de aislar las dificultades, mostrando de forma autónoma los errores cometidos y dejando ver el uso correcto, permitiendo una percepción más amable de los desaciertos y promoviendo la actitud positiva ante estos, lo que ayuda a elevar la autoconfianza y el sentido de responsabilidad.

6 datos del método Montessori 

  1. El aula se concibe como una pequeña sociedad, todo parte del beneficio e intereses de sus integrantes.
  2. El adulto que se encarga de acompañar a los niños en el proceso, es visto como  mediador y orientador, permitiendo que cada niño actúe y piense por sí mismo, tanto para ejecutar actividades como para resolver problemas.
  3. No se imparten premios ni castigos, se promueve la satisfacción por realizar el trabajo personal.
  4. Los materiales nuevos se introducen una vez se han superado los anteriores y se logran los aprendizajes a través de ellos, las actividades son individualizadas, planteando logros y objetivos alcanzables.
  5. Cada persona es responsable y autor de su propio aprendizaje.
  6. El currículo es adaptado a las distintas edades, hay aulas para niños de 3 a 6 años, otras para los de edades comprendidas entre los 6 y 12 años, e incluye aulas para jóvenes de 12 a 18 años de edad.

¿Cómo aprovechar el Método Montessori en casa?

  • Adapta el ambiente para trabajar con el método Montessori de acuerdo a la edad del pequeño.
  • Deja que exploren los espacios sin limitarlos, lo único que debes es garantizar que este no represente peligro para él, bríndele un entorno agradable y seguro.
  • Hable con un lenguaje positivo, evitando las órdenes directas y críticas.
  • Elogie sus logros mostrando lo valioso que son para progreso.
  • Dele un trato justo y respetuoso, permita que exprese con libertad sus opiniones y pensamientos.
  • Aliéntelo y motívelo a realizar sus actividades con independencia y poca ayuda, brinde esta cuando sea necesaria, sin imponerse en que se haga a su modo, la curiosidad lleva al aprendizaje y lo enriquece, así que un niño curioso podrá aprender más cosas..
  • Brinde atención a lo que dice, sostenga conversaciones respetuosas y empáticas. 
  • Reaccione de forma respetuosa ante los errores, evite ridiculizarlo, los desaciertos son parte del proceso de aprendizaje y deben ser asumidos con normalidad.
  • Sea un buen ejemplo, deje que el niño vea en usted las ganas de aprender, trabajar e investigar, esto estimulará su propia curiosidad e interés por aprender.

El niño además de aprender requiere ser visto como el centro de aprendizaje, una vez claro en esto, cada experiencia será garantía de desarrollo y evolución para él.