autismo

¿Qué es el autismo y cuáles son sus características?

El autismo es llamado formalmente Trastorno del Espectro Autista (TEA), es una condición general del neurodesarrollo que puede afectar a ambos géneros,  aunque es tratable no es reversible, tenemos para ti información completa para que conozcas a profundidad sobre el TEA.

¿Qué es el Autismo?

El Autismo o Trastorno del Espectro Autista, es una condición neurobiológica multifactorial que afecta el desarrollo de las personas, produciendo en ellas deficiencias o alteraciones persistentes en la forma de comunicarse y socializar así como en su comportamiento.

Las personas con autismo o autistas tienen una forma distinta de experimentar lo que ven, sienten y perciben, sus procesos sensoriales son distintos, generalmente en los extremos de la hipersensibilidad y la hiposensibilidad, lo que hace que reaccionen de forma poco esperada ante algunos estímulos visuales, olfativos, auditivos, táctiles y gustativos.

Signos y no síntomas, ¿Por qué la diferencia?

El autismo no está definido como una enfermedad, es por ello que se habla de signos manifiestos por las personas diagnosticadas con él y no de síntomas.

Los signos son de distintos niveles, unos más severos y recurrentes que otros, pueden no experimentar todos ya que cada persona con autismo puede estar afectada de modo distinto a nivel neurobiológico; del mismo modo son tratables, pudiendo ser controlados y extinguidos pero cabe la posibilidad que reaparezcan por distintas causas.

Los signos suelen aparecer temprano, incluso a los 12 meses hay alertas que pueden poner a los padres y médicos sobre aviso de que el pequeño pueda tener TEA, pero es a partir de los 3 años que se puede realizar el diagnóstico concluyente, siendo los neurólogos y psiquiatras los encargados de este.

Tipos de Autismo

El Trastorno del Espectro Autista puede darse en distintos modos, para su estudio se habla de Niveles de Autismo:

  • Nivel 1: Necesita mínima ayuda, esta se dirige especialmente hacia el manejo de habilidades sociales y comunicativas, en estas últimas no tienen retardo de lenguaje, pero les cuesta expresarse de forma asertiva y con claridad manifestando deficiencias persistentes.
  • Nivel 2: Requiere ayuda moderada, pueden tener retraso del lenguaje y sus áreas de comunicación y socialización se afectan notablemente, igualmente manifiesta afectación conductual.
  • Nivel 3: Precisa apoyo de forma frecuente y continua, muestra grandes deficiencias en la socialización, la comunicación y la conducta.

20 signos que pueden indicar que una persona tiene autismo

Las personas con TEA, a menudo tienen problemas con las destrezas sociales, conductuales y comunicacionales, dejando en evidencia distintos comportamientos:

  1. Parece no responder a su nombre, aun cuando pueda saberlo, actúa ignorando los llamados, esto comienza a manifestarse entre los 10 y 12 meses de edad y se presume es parte de su necesidad de aislamiento y minimizar la comunicación.
  2. No parece estar interesado en socializar, esto incluye evitar el contacto comunicativo y social con otros, inclusive niños de su edad y familiares cercanos.
  3. No apunta o señala, prefiriendo resolver las cosas por medios propios como alcanzar objetos, o simplemente llevando la mirada hacia lo que se le nombra, lo que demuestra que comprende e identifica sus nombres pero no señala para evitar establecer una conversación.
  4. Le cuesta simular e imitar, al tener alteraciones comunicativas y sociales  se le dificulta imitar sonidos, roles e imitar gestos, se cree en gran parte que es por no tener claro lo que se quiere de estas actividades.
  5. Contacto visual limitado, el contacto visual es poco o muy fugaz, con ello se refleja la poca intención comunicativa o su limitado deseo de interactuar con otras personas.
  6. Prefiere estar solo la mayor parte del tiempo, lejos de que no pueda estar con otros, la verdad es que las personas con autismo prefieren jugar solos y hacer actividades que limiten su contacto con otros, aunque pueden interactuar esto se da brevemente y obligarlos a ellos es capaz de desencadenar crisis severas.
  7. Presenta dificultades para identificar, comprender y manifestar emociones, las emociones y los sentimientos tanto propios como ajenos pueden ser interpretados con grandes deficiencias, expresar cómo se sienten ante una situación es un verdadero reto para los autistas, aunque pueden mostrar interés, la empatía no se evidencia en ellos con regularidad.
  8. Manifiestan destrezas comunicativas irregulares, estas aparentan ser deficientes, con evidente retraso del habla o estar por encima de lo esperado con un lenguaje sumamente técnico y rebuscado, algunas personas con autismo son no verbales o padecen de mutismo selectivo, también es común escucharles hablar de forma muy mecánica y con entonación rítmica.
  9. Tienen problemas para comprender la ironía, el sarcasmo, las bromas y chistes, su sentido de la literalidad es muy marcado, se le hace difícil interpretar las frases con doble intención comunicativa.
  10. La ecolalia aparece al hablar, llevándolos a repetir palabras o frases de manera continua, funciona para ellos como un mecanismo de aislamiento social o autorregulación.
  11. Se altera ante los cambios, aun cuando estos sean mínimos las personas con autismo se resisten e irritan fácilmente ante los cambios, interpretándose como una ruptura de sus rutinas.
  12. Los intereses son bastantes restringidos y repetitivos, buscando siempre hacer las mismas cosas, alimentarse de la misma forma o vestir del mismo modo.
  13. Manifiestan conductas físicas estereotipas, aletear las manos, mecerse, caminar en direcciones distintas, dar pasos en puntas, girar sobre sí mismos, balancearse, con ello se autorregulan sensorialmente.
  14. Reaccionan de forma exagerada ante los sonidos, olores, sabores, texturas, puede darse lo mismo con estímulos visuales como la luz.
  15. Se resisten al contacto físico, procurando limitarlo, evitando abrazar, estrechar la mano o acercarse a las demás personas.
  16. Es posible que sean hiperactivos o hipoactivos.
  17. Tienen poca noción de los riesgos y peligros, siendo poco conscientes de las distintas actividades y situaciones cotidianas como al cruzar la calle, acercarse al fuego o lugares altos.
  18. Sus tiempos de atención son fugaces  y su capacidad de concentración es corta.
  19. Los trastornos del sueño se manifiestan de manera frecuente en ellos a distintas edades.
  20. La agresividad es una gran probabilidad,  siendo capaces de agredir a  terceros o a ellos mismos.