espejos para dormitorio

Mejores opciones de espejos para tu dormitorio

Los espejos son imprescindibles en los dormitorios por ser además decorativos, altamente funcionales. La gran variedad de formas, tamaños, colores y complementos adicionales que pueden incluir, hace que cada gusto y necesidad encuentre respuesta en sus distintos tipos.

Hay que tener claro que aunque la paleta de opciones de espejos es muy amplia, no todos quedan bien en los dormitorios, teniendo que ser cuidadosos en su selección para lograr la combinabilidad, efecto luminoso y la decoración que se quiere. Te dejamos todo lo que requieres saber para llevar la mejor opción a casa.

¿Por qué colocar espejos en el dormitorio?

Los espejos son accesorios altamente decorativos y funcionales, y la necesidad de tenerlos en el dormitorio es indiscutible, estos agregan valor a la decoración y luminosidad al área, convirtiéndose en grandes protagonistas entre los muebles y demás objetos presentes en la habitación.

Colocar uno o más espejos en el dormitorio da carácter a los espacios a través de la sensación de amplitud que brindan al mismo tiempo que pueden ser acogedores, sin importar que sean de pedestal o pared, e incluso si son colocados sobre los estantes, repisas o mesas.

Las mejores 6 opciones para la habitación

Aunque hay una amplia variedad de la que elegir, estas son las 6 mejores opciones que puedes llevar a tu habitación:

Redondos

Aunque esta es la forma más tradicional nunca deja de estar en tendencia por su estética, actualmente le agregan bordes finos en distintos materiales metálicos, sintéticos y textiles que le dan un acabado contemporáneo, igualmente la tendencia deja entre los favoritos los espejos enmarcados en metal y mimbre.

Son muy versátiles y pueden colocarse en las paredes a distintas alturas en diferentes áreas del dormitorio, además aportan a los interiores gran luminosidad al proyectar la luz natural, elegancia, amplitud y continuidad de los espacios, es muy importantes que su tamaño oscile entre 65 y 80 centímetros de diámetro para ser vistoso, aunque esta podría ser mayor si se trata de un dormitorio grande o con pocos elementos decorativos.

Ovalados 

Ya sea que decidan colocarse de forma horizontal o vertical, este tipo de espejos está bastante recomendado para habitaciones de distintos tamaños, lo mejor es inclinar la elección a los que tienen bordes gruesos en una o varias líneas de hierro o aluminio en colores plateado, negro y blanco.

La forma de estos espejos les deja sumando extensión a la habitación y profundidad al área de la pared donde son colocados, agregando versatilidad y modernidad al espacio, con los interesantes acabados en los que son elaborados, ideal para quienes tienen decoraciones minimalistas, modernas o elegantes, y buscan lo más original para decorar. Los decoradores expertos recomiendan que el tamaño no exceda los 100 centímetros de ancho y los 60 de alto

Cuadrados

Con absoluta simetría en sus lados, los espejos cuadrados están entre los mejores para los dormitorios, las recomendaciones se inclinan hacia las presentaciones que incluyen bordes metálicos negros, blancos, plateados y dorados, así como marcos de mediano grosor hechos en hierro o materiales naturales como la madera, el bambú y textiles, cada uno es capaz de aportar belleza a la decoración.

Este tipo de espejos agrega a los dormitorios definición, equilibrio, proporción, y son capaces de focalizar la atención a hacia las áreas donde son colocados; con elegancia y sofisticación; otra excelente elección al usar estos es que tengan bordes lisos y sus puntas sean redondeadas, los tamaños pueden variar de acuerdo al espacio en la habitación, lo mejor es que no sobrepasen los 75 centímetros cuadrados.

Mosaicos

Ya sean redondos, cuadrados o combinando ambas formas, los espejos tipo mosaico están en tendencias para los dormitorios, la sugerencia es incorporar los que tienen entre seis y ocho piezas en distintos tamaños, de forma que armen una composición en la pared donde están dispuestos.

Este tipo de espejos tiene por lo general los bordes lisos, ya que por sí mismos crean un efecto decorativo y no requieren más adornos, suelen instalarse en las paredes y crean una especie de vitral, llenando de contemporaneidad, luz, elegancia y atractivo el dormitorio, al mismo tiempo que brindan amplitud. 

Cada pieza debe tener una separación de las otras a su alrededor de al menos unos 8 centímetros por cada lado, para que el efecto visual sea agradable y armonioso, y no estar acompañados de otros adornos como cuadros o repisas para no restarle protagonismo, el tamaño total de la composición no debería exceder los 120 centímetros de ancho y 100 de altura.

Ventanales

Con un efecto impecablemente luminoso, estos ventanales no son más que espejos unidos entre sí por marcos de madera, hierro o aluminio, se les puede hallar redondos, ovalados y cuadrados y es como instalar en alguna de las paredes un ventanal de espejos que dejan el dormitorio iluminado a la par de aportar elegancia, simetría, altura y profundidad.

Los ventanales de espejos están en tendencia, los tamaños varían acorde a las dimensiones del dormitorio, combinar dos espejos ventanales del mismo tamaño y colocarlos uno al lado del otro es una excelente opción para incrementar el valor de la decoración del dormitorio.

Colgantes

Con formas y tamaños muy variados se instalan en la pared a distintas alturas, creando un efecto de movimiento a la par de aportar mayor luminosidad a cada lugar de la habitación. 

Son livianos y para que luzcan en la mejor forma debes apuntar la compra hacia piezas pequeñas que no excedan de los 35 centímetros de diámetro, cada una con un buen soporte, preferiblemente con los bordes de metal, textil o completamente lisos, no olvides que esto se fijan a la pared tanto desde su base colgante como el propio espejo para evitar que el viento los dañe.

La mejor ubicación

De acuerdo a lo que se busque del espejo, su ubicación dentro del dormitorio será distinta, deben colocarse de manera estratégica para aprovechar al máximo todo lo que aportan a la decoración del dormitorio, los mejores espacios para ubicarlos son: Sobre la cabecera de la cama, frente a la cama, sobre la cómoda o tocador, y apoyado en el suelo, este último es para los espejos ovalados en posición vertical.