alfombra dormitorio bebé

Cuál es la mejor alfombra para una habitación de un bebé

El suelo de la habitación del bebé no debe tratarse como un lugar cualquiera, este debe tener elementos bien pensados que a la par de hermosear su apariencia sean funcionales para los niños, especialmente los más pequeños entre 0 meses y 2 años de edad. 

Las alfombras son el complemento ideal para la habitación del bebé, pero para que esto se cumpla se debe pensar muy bien en su tipo, los materiales de los que están hechas, sus formas y colores. Si te preguntas ¿Cuál es la mejor alfombra para una habitación de un bebé? Te contamos todo para que puedas tomar la mejor decisión al adquirirla.

¿Por qué elegir una alfombra para la habitación del bebé?

Sabiendo que el mercado está lleno de múltiples opciones de alfombras para el cuarto de bebé que pueden llegar a complicarnos la elección, lo mejor es tener claro por qué es necesario tener una en el cuarto del recién nacido.

Las alfombras aportan distintos beneficios a la habitación de los más pequeños, no solo en la decoración, sino a la confortabilidad y seguridad que esta debe brindar

Desde el nacimiento hasta los dos años, los bebés permanecen largo tiempo en sus habitaciones, descansando al mismo tiempo que desarrollan sus habilidades para el movimiento y el juego; requiriendo entonces que el suelo sea verdaderamente seguro, sin riesgo de humedad, durezas o disparidades y esto se logra con las alfombras, que al mismo tiempo minimizan los ruidos al desplazarse sobre ellas y aumentan la estética integral de la habitación.

Las alfombras protegen el cuerpo y cabeza de los niños, haciendo que el suelo sea acolchado para desplazarse con seguridad y comodidad, a la par que evitan que esté en contacto directo con el revestimiento de los suelos, el polvo y los alérgenos que en ellos se acumulan.

¿Qué buscar en una alfombra?

Teniendo claras las razones y beneficios de tener una o más alfombras en la habitación del bebé, lo siguiente antes de ir por un modelo en específico es saber lo que estas nos deben ofrecer para ser las piezas ideales:

Textura

La alfombra debe tener textura suave, permitiendo que desplazarse por ella, ya sea caminando o gateando sea confortable, su acolchado tiene mucho que ver con ello, lo ideal es que sea lo suficiente blando y espeso para amortiguar el peso del bebé y no crear desestabilidad al pisarlo con hendiduras ni vacíos. Es muy importante que se pueda caminar sobre ella con diferentes calzados y que sea capaz de amortiguar la caída de objetos sin generar mucho ruido.

Estabilidad

Para que una alfombra que estará en la habitación del bebé sea verdaderamente funcional, la estabilidad que proporciona debe ser alta, al moverse sobre ella no debe deslizarse o doblarse, sino mantenerse firme en el lugar que ha sido colocada, con ello no habrá riesgo de que se enrolle y provoque tropiezos o caídas. 

Materiales amigables con el entorno y la salud

Con las alfombras se busca aislar la emanación de gases tóxicos y el contacto directo con los materiales con los que son recubiertos los suelos, esto implica crear una barrera con la alfombra, demandando que sus materiales sean amigables con el entorno, estando libres o tener porcentajes mínimos de compuestos orgánicos volátiles, la recomendación es buscar alfombras de origen natural y no sintéticas.

Apariencia

Las alfombras son elementos decorativos, estas deben combinar a la perfección con el estilo de diseño de la habitación, equilibrándolo, complementándolo o resaltando, las opciones son muy diversas e incluyen alfombras, unicolores, estampadas, con formas de animales y objetos relacionados con los pequeños como nubes, cigüeñas, huellas de pies y biberones. Lo más importante es que sea agradable a la vista y atraiga la atención hacia ella. No dejes por fuera las medidas.

Durabilidad

Relacionada ampliamente con la buena calidad de los materiales, la alfombra que se escoja ha de ser duradera, capaz de mantener su forma y apariencia con el uso y paso del tiempo, para ellos debe ser resistente al tráfico, lavado y anti manchas.

Fácil de limpiar

Todo cuanto esté en contacto directo con el bebé debe ser fácil de limpiar, y las alfombras para su habitación no son la excepción a esta norma, es imprescindible que sea fácil de aspirar y lavar, mucho tiene que ver las fibras de las que estén hechas y las formas en que estas son dispuestas.

Hipoalergénicas

Las alfombras deben tener cualidades hipoalergénicas, evitando que los ácaros y el polvo se acumulen en su superficie, siendo amigables con la piel.

5 tipos de alfombras ideales para el cuarto del bebé

  1. Alfombrillas: Hechas con materiales de alta calidad de origen natural, estas pueden tener hasta 3 centímetros de altura y distintas formas, la tendencia son las de figuras de animales, son ideales para aislar y reducir la vibración de los movimientos al caminar sobre ellas. Son suaves y cómodas al tacto, además tienen un buen nivel de acolchado, se mantienen firmes y sin deslizarse.
  2. De fibras cortas, este tipo de alfombras son bastante confortables, su acolchado y suavidad es muy alto, los diseños de animales, estampados de animal print, así como los colores pasteles son los más populares para la decoración. Su altura oscila entre 1 y 2 centímetros, es uno de los tipos de alfombras más estables y tienen alta preferencia por la comodidad que ofrecen.
  3. De fibras largas movibles; con fibras largas que pueden ser de hasta 3,5 centímetros, son las más acolchadas y suaves, sus diseños son variados y muy atractivos y es sin duda una de las opciones con mayor preferencia por la seguridad y estabilidad que brindan.
  4. Mullidas, son las preferidas de muchos padres y decoradores, vienen en una gran variedad de colores, tamaños y formas, su nivel de acolchado y suavidad es elevado, haciéndolas las más confortables y seguras para los pequeños.
  5. Funcionales, se trata de las alfombras de juego, con diseño versátil que suma a su acolchado la posibilidad de ser un circuito de juego con imágenes, figuras y colores que deja a los pequeños entretenerse mientras se sientan o se acuestan cómodamente.