gatos

Consejos para que tu gato no te odie

Las mascotas crean vínculos afectivos muy estrechos con sus dueños, los gatos son conocidos por ser animales de costumbres y muy territoriales, pero entre ellos y los humanos no siempre se dan buenas relaciones.

Muchas personas han afirmado con gran convencimiento que estos los odian, humanizando las acciones de sus mininos con lo que pudieran estar sintiendo, si es tu caso llegaste al lugar perfecto para conocer qué puedes hacer para que tu gato no te odie.

¿Por qué tu gato puede llegar a odiarte?

Son muchas las razones que pueden hacer que tu gato se comporte como que te aborreciera u odiará, al ser animales de costumbres y rutinas, el quiebre de estas es capaz de alterar su conducta y buscarán la forma de hacerte saber que no están conformes con lo que pasa, suelen ser los ronroneos fuertes, aruños, mordidas o ignorarte es lo que hacen para dejarte saber su inconformidad.

Mudarse, perder sus juguetes favoritos, estar encerrados, su cama o arenero están sucios, cambios en su dieta, hay nuevos miembros en el hogar, han quedado solos mucho tiempo, están de viaje, sus cuidadores no son los habituales, se sienten enfermos y estar en la época de celo son solo algunas de las cosas que pueden causar que tu gato tenga un comportamiento de “odio hacia ti”, haciéndote saber que necesitan más mimos, atención o que le dejes espacio para su adaptación.

8 consejos detallados para que tu gato deje de odiarte

Los gatos pueden mostrar animadversión hacia las personas, incluyendo a sus dueños, estos 8 consejos son sencillos de aplicar y dan muy buenos resultados, mejorando la relación entre los gatos y los humanos: 

Deja que la adaptación sea progresiva

Permite que la adaptación sea paulatina, introducir nuevos miembros al ambiente cotidiano del gato puede generar mucha ansiedad, ya sea que se trate de un nuevo humano u otra mascota que hará vida común con él.

Es necesario que como dueño o cuidador, comprendas que la socialización es un periodo muy sensible y debe ser progresiva, no puedes aspirar que de la noche a la mañana tu gato acepte los miembros que recientemente llegan a su vida, las nuevas relaciones deben ser a un ritmo lento, permitiéndole al minino conocer y entender los cambios, lo mismo pasa con los lugares nuevos en el caso de las mudanzas, hay que dar tiempo a que se acostumbren a ellos.

Respeta el carácter de tu gato

Así como los humanos tienen carácter diferente los gatos también, algunos son más cariñosos y disfrutan las caricias, otros más esquivos y solo buscarán ser afectuosos cuando ellos quieren recibir atención; sin dejar por fuera a los que son imponentes y rechazan la mayor parte del tiempo las muestras de afecto, aun así son excelentes compañeros, y no hay nada de malo en que se dejen acariciar poco o mucho.

Los gatos tienen la inteligencia suficiente para saber que sus acciones negativas como mordiscos, arañazos y ronroneos fuertes son capaces de alejarte, así que lo harán para mantenerte al margen y serán la respuesta a las caricias que les dés, así que respetar su carácter hará que se sienta más cómodo en tu presencia.

Procura no cambiar su dieta

Los gatos no se sienten cómodos con los cambios, esto implica las variaciones en su dieta, evita los los cambios en estas, quedándote con una sola marca de alimentos, si decides preparar comida en casa evita sabores marcados por la sal, el ajo, los cítricos y alimentos muy ácidos. 

Ayuda a que se adapte al transportín

Ya sea que requieras viajar, llevarlo al veterinario o hacia algún otro lugar, debes hacerlo de forma cómoda y segura para el gato, la mejor manera es usando el trasportín, pero tratándose de gatos es poco probable que se sientan a gusto en el primer intento, así que procura hacer una práctica de transporte en casa al menos una vez al día para que se acostumbre a él.

La recomendación es que lo hagas pasar y jugar un poco ahí dentro, colócale sus juguetes favoritos e incluso ponle algún snack para que se vaya preparando, elige un transportín de buena calidad que soporte sus movimientos y arañazos a la par de mantenerlo a salvo en el camino. Evita utilizar el contenedor para otras funciones diferentes al traslado del gato,  de esta forma no asociará el mismo con el abandono o el castigo.

Evita el contacto visual directo con tu gato mientras esté enojado

Para los gatos el contacto visual directo puede ser interpretado como incomprensión, mirarlo directamente a los ojos puede hacerle entender que te quieres imponer y dominarlo, haciendo que se sienta retado y/o amenazado por ti.

Ten todo limpio

Tanto sus tazas de comida y agua así como su caja de arenas deben estar limpios, a los gatos les encanta la pulcritud, por eso los ves varias veces en el día acicalándose para sentirse impecable; tu gato sabrás que te preocupas por él si eres atento con su alimentación e higiene, esto hará que se muestre más amable y afectuoso, sino lo más seguro, es que acuda a ti con aruñazos y mordidas para hacerte saber que necesita agua, comida o que elimines sus desechos.

Evita mojar a tu gato

Los gatos son poco amigos de recibir baños, mojarse o simplemente salpicarse con el agua, así que evita molestarlos con esto, ellos se mantienen apartados del agua a toda costa, incluso de ser acariciados cuando las manos de los humanos están húmedas.

Dale la atención que merece y quiere

Hay que entender que el gato recibirá tanto afecto como él quiera, esto significa que deberás aprender a identificar los ronroneos suaves, movimientos de colas, posición de las orejas y hasta la posición en la que se acuesta, para saber cuándo y cuánto quiere que le acaricies.

Atiende a tu gato lo suficiente para que se sienta amado y no asfixiado, sus lugares preferidos para recibir las caricias son la cabeza, el mentón, el cuello y detrás de las orejas.