cólicos durante el embarazo

Cómo aliviar el dolor de ciático

Durante el embarazo son muchos los cambios que el cuerpo femenino experimenta, así mismo hay padecimientos que se ponen a la orden del día en las distintas etapas de la gestación, los cólicos suelen ser uno de ellos y solucionarlos se hace urgente para garantizar el bienestar tanto de la madre como del futuro bebé.

¿Qué son los cólicos en el embarazo?

Los cólicos en el embarazo son molestias de distintas intensidades de dolor que experimentan las mujeres al sufrir contracciones uterinas, estos son causados por los movimientos de estimación muscular del útero mientras este se expande.

Experimentar cólicos en el embarazo es hasta cierto punto normal, especialmente en el primer trimestre de embarazo desde la semana 4 hasta las semanas 12 y 13, luego pueden reaparecer cerca de las semana 24 por el tamaño del feto, y en la semana 36 como una preparación previa de la musculatura uterina para el venidero trabajo de parto.

¿Cuándo alarmarse por los cólicos en el embarazo?

Los cólicos son una señal de alarma en algunas oportunidades, existen distintas circunstancias que requerirán atención médica, en especial si vienen combinados con pérdida de sangre vaginal, flujo espeso de cualquier color, y fiebre, es importante que el médico especialista realice una revisión física y recibir el tratamiento adecuado.

Los cólicos acompañados de estos otros síntomas pueden estar causados por:

  • Aborto espontáneo.
  • Embarazo ectópico.
  • Desprendimiento de placenta.
  • Hemorragia uterina por hematomas.
  • Trabajo de parto prematuro.
  • Infecciones de transmisión sexual activa.
  • Infecciones del tracto urinario.
  • Enfermedades virales.
  • Intoxicaciones alimentarias.
  • Apendicitis.
  • Infecciones intestinales.
  • Cólico nefrítico.

11 Trucos para aliviar los cólicos en el embarazo

Es posible que el ginecólogo u obstetra recete algunos medicamentos para aliviar la intensidad del dolor por cólicos si no hay ninguna complicación de salud que los produzca; pero también están los remedios naturales que pueden ayudar a mejorarlos sin poner en riesgo la integridad de la madre ni el feto.

  1. Manténgase relajada

Evite caer en desesperación, no deje que el malestar le gane, el aumento del estrés puede incidir notablemente en el incremento de la intensidad de los cólicos; la mente controla todo, no se olvide de ello.

  1. Distribuya las comidas en más porciones

Lejos de que coma por dos o más personas, aliméntese bien con porciones moderadas en cada oportunidad, con ello ayudará a digerir más rápido los alimentos y evitará la sensación de llenura o pesadez que suele aumentar los cólicos; comer cada 3 horas resulta bastante positivo, asegúrese de masticar muy bien los alimentos.

  1. Prefiera verduras antes que carbohidratos después de las 18:00 horas

No se trata de hacer dieta, pero incorporar verduras a sus comidas luego de las 18:00 le ayudará a alimentarse de forma sana y sentirse más liviana luego de la digestión.

  1. 3 litros de agua o más por día está bien

Beber mucha agua durante el día está recomendado, en el caso de las embarazadas los especialistas recomiendan que consuma de 3 a 4 litros de agua al día, tal vez tenga que orinar mucho más, pero ayudará a los procesos celulares que el cuerpo necesita.

  1. Evita tomar bebidas gaseosas 

Las gaseosas favorecen los cólicos en el embarazo, enlenteciendo la digestión y sumando la acumulación de gases en el abdomen, lo que causa tensión abdominal y agudiza los cólicos.

  1. Consuma bebidas relajantes

Los tés caliente pueden resultar bastante efectivos además de ayudar a bajar la ansiedad y el estrés por los cólicos, algunos bajan la hinchazón y no van en contra de la salud de la madre o el bebé, la recomendación es cuando se presenten los cólicos consumir infusiones calientes de tilo, menta, hierbabuena, albahaca, manzanilla, tomillo, flor de Jamaica y anís; también puede beber infusiones de calientes con zumo fresco de arándanos, limón, mandarina, naranja y pomelo son los más recomendables.

  1. Aplique masajes en la zona donde se refleja el dolor

Deben ser en forma circular, con un nivel de presión muy suave, es apropiado hacerlo con aceite tibio de lavanda, almendra u oliva para relajar los músculos y disminuir la sensación de dolor.

  1. Alternar compresas en la zona

Las compresas son excelentes para combatir el dolor abdominal por cólicos en el embarazo, alternar calor y frío ayuda a adormecer un poco la zona y disminuir la sensación dolorosa por los cólicos. Comience colocando una compresa tibia sobre la zona en la que siente la molestia y déjela por 5 minutos, luego ponga una compresa helada y repita esto hasta lograr que cada compresa haya estado 3 veces sobre su abdomen.

  1. Camine

Cuando los cólicos aparecen es bueno caminar por 20 minutos, hágalo a un ritmo apropiado, no se trata de trotar o correr, la caminata le ayudará a distender los músculos y podrá distraerse del dolor mientras hace el recorrido.

  1. Eleve las piernas

Otra excelente opción es recostarse sobre su espalda y elevar las piernas por encima de la cintura, podrá colocar debajo de ellas 3 o 4 almohadas y mantenerse en esa posición durante 15 minutos. Sí luego de transcurrido ese tiempo las molestias persisten, pruebe colocándose de lado, siempre con una almohada entre sus piernas.

  1. Dese un baño tibio

Ya sea en la ducha o en la bañera, el agua tibia es relajante y resulta beneficioso bañarse para disminuir las molestias por cólicos, durante este tiempo procure mantenerse calmada y evitar pensar en el dolor que está sintiendo.

¿Qué no hacer ante los cólicos en el embarazo?

Así como hay cosas que podemos hacer para aliviar los cólicos, también hay cosas que no se deben hacer cuando se experimentan estos:

  • Trotar o correr, este tipo de actividades física acelera los movimientos y la frecuencia cardíaca, además de provocar tensión muscular puede resultar contraproducente ayudando a que el dolor se intensifique.
  • No levantar peso, hace que el dolor se sienta más, causando mayores molestias.
  • Evite recostarse del lado donde se refleja el dolor.
  • No abuse de los medicamentos, si su especialista le ha recetado algún tipo de tratamiento para el dolor evite consumir dosis mayores a las indicadas.