Archivo de la categoría: Bebés y Niños

deporte niños

Deportes ideales para niños entre 6 y 12 años

Practicar deporte pone a la orden de las personas grandes beneficios y numerosas ventajas, cuando las actividades deportivas son parte de la vida de los niños, su desarrollo físico, mental y emocional se ve ampliamente favorecido.

Los deportes ya sean colectivos o individuales, son una excelente herramienta para que los chicos de entre 6 y 12 años disfruten de un modo sano y provechoso el tiempo libre, sus destrezas físicas y sus habilidades corporales y psicológicas. Te dejamos una lista con las opciones de deportes ideales para niños entre 6 y 12 años de edad.

La importancia de practicar deportes en la niñez

La práctica del deporte desde temprana edad suma grandes beneficios a la salud física, emocional y psicológica de los niños, colaborando de manera positiva en su desarrollo integral, esto se extiende hasta la adultez.

Ya sea que se trate de un deporte cuya práctica se ejecute de forma individual o colectiva, este tipo de actividades favorece de manera amplia y notable a los niños, aportándoles bienestar integral al permitirles canalizar de mejor manera toda la energía que poseen en esas edades, responder a sus curiosidad y a la necesidad de socializar.

Los deportes favorecen el aumento de su seguridad, autoconfianza, autocontrol, disciplina y autoestima, al mismo tiempo que permiten valorar el esfuerzo propio así como la importancia del trabajo en equipo, incluso se notan las diferencias en el desarrollo personal, académico y laboral de quienes durante su niñez practicaron algún deporte de forma continua y los que no, los primeros pueden mostrarse más seguros, espontáneos, empáticos, con mayores habilidades y voluntad para aprender y emprender.

8 Deportes para niños entre 6 y 12 años

Los niños de entre 6 y 12 años pueden practicar distintos deportes algunos podrán ser ejecutados de forma individual, otros necesariamente deben hacerse en grupo, esta lista contiene más de media docena de recomendaciones.

  1. Atletismo

Es uno de los deportes con mayores beneficios para los niños, dentro de este hay varias disciplinas como las carreras de resistencia, de velocidad, con relevos, también los saltos largos y saltos con obstáculos, algunas se practican de forma individual y otras en colectivo.

Durante el entrenamiento los niños comparten espacios con otros de edades iguales o similares; además de recibir técnicas donde la coordinación visomotora, la capacidad así como la resistencia física son estimuladas, también se fomenta el comportamiento responsable, la sana competencia, la autonomía personal, la seguridad en sí mismo, al igual que la constancia y dedicación como vehículo para alcanzar objetivos.

El atletismo y sus variantes están altamente recomendados para los niños.

  1. Natación

El nado es un deporte completo y frecuentemente sugerido para los niños, su práctica ayuda fortalecer la musculatura, acelera al desarrollo y regeneración de tejidos y células, así como al sano desarrollo físico y psicológico de los niños.

La natación es un excelente aliado para favorecer los niveles de oxigenación cerebral y celular, corregir problemas posturales, incluso es recomendada para ayudar a que los niños que sufren de obesidad disminuyan de peso.

La práctica de natación fomenta la responsabilidad personal, la disciplina y la motivación, al mismo tiempo que beneficia la salud cardíaca, respiratoria, musculoesquelética y neurológica.

Cuando es practicada en equipos ayuda a valorar el trabajo cooperativo a la par de estrechar los lazos amistosos, sin dejar por fuera la competitividad armoniosa, y su entrenamiento promueve el seguimiento de instrucciones, la tolerancia hacia las diferencias y capacidades de otros y la concentración mental.

  1. Fútbol o Soccer

Este deporte colectivo es uno de los favoritos de los niños, además de mejorar sus destrezas visuales, motrices y auditivas ayuda a focalizar la atención y a estar más concentrados. Los niños futbolistas se mantienen alerta con su entorno, son más disciplinados y organizados.

A través de la práctica del fútbol los pequeños son capaces de valorar mejor el esfuerzo propio, el trabajo en grupo y, el compañerismo, este deporte fortalece la valoración positiva a través del fomento de la conciencia de las capacidades y potencialidades propias y de los demás, el autocontrol y mejora el autoconcepto..

  1. Baloncesto

El baloncesto pone a la orden de los niños múltiples herramientas que traen a su vida grandes ventajas, es un deporte completo que facilita la socialización, la colaboración en equipo, el control de la impulsividad, la espontaneidad y la toma de decisiones así como la resolución de conflictos.

Con su práctica regular la agilidad mental al igual que la conciencia y la coordinación corporal se maximizan, al mismo tiempo que mejora el funcionamiento muscular y esquelético igual que la circulación sanguínea, potenciando el crecimiento y desarrollo. Los niños que practican básquetbol son más estables emocionarme, también pueden manejar mejor situaciones imprevistas.

  1. Béisbol

La práctica del béisbol tiene gran preferencia de los niños, suelen disfrutar de este deporte de equipo y las diferentes posiciones que este le permite como jugadores. 

El béisbol potencia las habilidades físicas, de organización y coordinación tanto corporal como visual. A través del béisbol los niños aumentan sus habilidades para trabajar en equipo, compartir responsabilidades, aceptar críticas, identificar y respetar las diferencias, valorando las habilidades que los demás poseen. 

Los beneficios físicos también se hacen notar, el desarrollo de tejidos y músculos es más rápido, promueve la actividad física y suma beneficios al sistema cardiovascular.

  1. Tenis

El tenis suma a la vida de los niños diversión y destrezas físicas y motrices, ayuda a la socialización y la empatía, los niños que practican tenis tienen reflejos visuales más rápidos, elevan su coordinación y la velocidad de responder física e intelectualmente a un estímulo o actividad.

Tanto el pensamiento analítico como el autocontrol y la identificación de habilidades se ven favorecidos, los niños tenistas son capaces de reconocer con gran facilidad sus habilidades por mejorar.

  1. Artes marciales

Disciplina, autocontrol, seguridad, coordinación y mejor sentido del movimiento del cuerpo en el espacio son catapultados en los niños al practicar artes marciales, otro aporte de gran valor es la autonomía y la comprensión del poder de la mente sobre el cuerpo.

Las artes marciales más recomendadas para estas edades son karate, taekwondo y judo.

alimentación niño

Alimentos básicos para una dieta equilibrada en los niños

La alimentación de los niños es muy importante, esencial para que se desarrollen y mantengan sanos, por ello es indispensable que los distintos alimentos que ingieren, posean la cantidad necesaria de nutrientes, vitaminas y minerales que le aporten al organismo lo que necesita para funcionar de modo adecuado.

Te dejamos una lista de alimentos de distintos tipos y orígenes que debes incluir en la dieta diaria de los niños, sin importar la edad que tengan, su consumo está altamente recomendado por especialistas de la salud y de la nutrición.

Importancia de la dieta equilibrada en los niños

La dieta equilibrada se traduce como buena salud de los niños, mejorar su nutrición al igual que formar buenos hábitos alimenticios es esencial para su desarrollo y crecimiento tanto físico como mental, para ello es necesario que a diario los más chicos incluyan en sus comidas alimentos de todos los grupos.

Los hábitos de alimentación inician desde la temprana infancia, así que mientras antes tengan acceso a gran variedad de sabores, colores y texturas de alimentos, más pronto podrán ir equilibrando la ingesta de vitaminas, minerales, así como grasas y oligoelementos, proporcionándoles con ello la protección ante virus, bacterias y enfermedades que pueden atacar su inmunidad.

El no brindarle a los niños una dieta balanceada, pueden desencadenar problemas de malnutrición o desnutrición infantil, obesidad, diabetes infantil, retraso del crecimiento, trastornos hormonales, afecciones intestinales, alergias y decaimiento.

8 alimentos básicos que todo niño debe consumir para tener una dieta equilibrada

Estos 8 alimentos deben ser consumidos frecuentemente por los niños: 

  1. Frutas

Las frutas son alimentos muy completos en cuanto a fibra, vitaminas y minerales, además pueden acompañar las comidas principales e incluirse como meriendas en distintas horas del día, los cítricos como piña, durazno, melocotón, naranja, parchita, guayaba, limón, mandarina y toronja pueden comenzar a introducirse en la dieta de los niños una vez que hayan cumplido 18 meses, antes de ello podrían ocasionar alergias.

Las frutas como bananas, manzana,pera, mango, melón y patilla son muy saludables, además tienen sabores agradables, permitiendo comerlas en su forma natural o elaborar jugos y compotas caseras con ellas.

  1. Verduras

Las verduras como zanahoria, remolacha, pepino, calabaza, coliflor, espinacas, brócoli,  y lechuga son una excelente fuente de antioxidantes, vitaminas y minerales, igualmente aportan gran cantidad de fibra al organismo.

Estos alimentos ayudan a que los niños de distintas edades se desarrollen más sanos y con energía, acelerando la formación y protección de los tejidos y células alojadas en el intestino y las vías respiratorias. El consumo diario de estas verduras solas o combinadas, es importante para dar a los chicos una alimentación balanceada.

  1. Tubérculos

La patata es el tubérculo recomendado por excelencia para los niños, aunque les encantan fritas, es la presentación menos saludable, recomendado como opciones principales al vapor, al horno y en puré. Los tubérculos son ricos en  vitaminas del complejo B y vitamina D; también poseen buenas cantidades de magnesio, potasio y fósforo, así como de ácido fólico y riboflavina.

La remolacha, los rábanos y la batata al igual que la yuca son muy buenas opciones para variar la alimentación de los niños y mantenerla equilibrada.

  1. Cereales

Bajos en grasa y colesterol a la par de ser altos en fibra, minerales y vitaminas, los cereales son infaltables para una dieta balanceada, dando siempre preferencia a las presentaciones más naturales o integrales, su sabor y textura son muy agradables para los niños de todas las edades.

Trigo, avena, cebada, arroz, centeno y maíz son los más saludables y se pueden presentar para ellos en papillas, batidos, licuados, panes, bollos y galletas. Su ingesta en el desayuno está altamente recomendada, y también forman parte de las meriendas saludables. Para quienes tienen problemas de tolerancia al gluten, quínoa, mijo y amaranto son excelentes sustitutos del trigo, centeno y cebada.

  1. Lácteos

La leche es alta en calcio, hierro así como en vitaminas A y D, especialmente la leche de vaca y cabra, al igual que sus derivados, pueden consumirse a diario en buenas cantidades. Para quienes presentan problemas de alergia o intolerancia a la leche animal, las opciones vegetales de almendra, arroz , soya y nueces, son la solución a sus requerimientos nutricionales.

  1. Carne blanca

La carne blanca como el pollo, pavo y el cerdo son un excelente alimento, cargado de proteínas que se digieren y absorben con gran facilidad, además contiene grasas no saturadas y alto contenido de minerales como cobre, hierro y zinc, así como vitaminas del grupo B.

Hay muchas formas de prepararlas, pudiendo ingerirlas a diario en más de una de las comidas principales, además tiene buena textura y excelente sabor, lo que facilita que los niños la consuman con agrado. 

  1. Pescado

En la variedad está el gusto y el pescado es otro de los alimentos que mayor aporte nutricional da a una dieta balanceada, se recomienda el consumo de pescados como atún, caballa, trucha, róbalo, merluza, salmón, bacalao, gallo, dorado y lubina.

La carne del pescado está llena Omega 3 y 6, vitaminas A, B, D y E, igualmente es rica en potasio, yodo, fósforo, calcio, sodio, cloro, hierro y magnesio; aunque su olor no resulta agradable para muchos niños, su sabor sí, y es posible que lo coman a la plancha, en sopas, guisos y fritos en aceite de oliva, con una o dos veces por semana que lo ingieran estará bien para colaborar a su nutrición.

  1. Carne roja

Siendo una poderosa fuente de proteínas, las carnes rojas como las de ganado vacuno, al igual que la carne de cabra y oveja, están recomendadas para ser consumidas por los niños; tienen alto valor nutricional por su elevado contenido de magnesio, calcio, hierro y zinc, además de vitamina A, B y D en excelentes cantidades.

La carne roja tiene cortes distintos que hace que su preparación sea fácil, además se digiere de forma rápida, siendo posible consumirla a diario en una o más de las comidas principales, es uno de los alimentos favoritos de los niños de distintas edades por su buen sabor, olor y textura.

abuela materna

La importancia de la abuela materna para los niños

Los niños pueden crear vínculos muy estrechos con algunos de sus familiares, y cuando se trata de la abuela materna este suele ser verdaderamente especial. La abuela materna es muy importante para ellos, frecuentemente está ligada a su crianza, valores y hasta una singular carga genética se afirma científicamente como nexo de esta relación. 

La vida de los niños se enriquece y es más plena con la presencia de la abuela materna, la forma que tienen estas mujeres de distintas edades, condiciones y estilos de vida, de darles valores, amor y seguridad, hace que los niños crezcan más seguros, sintiéndose más amados y convencidos de que cuentan con apoyo incondicional extra al de los padres.

Un vínculo especial ampliamente conocido por todos

Aunque los niños tienen 4 abuelos, es bastante frecuente ver que la abuela materna tiene un lugar especial en su vida, aun cuando no convivan a diario con ella, los niños de distintas edades tienen gran apego emocional y cariño especial hacia esta figura familiar. 

Se presume que la relación entre estos se estrecha al tratarse de la mamá de su propia madre con quien tiene gran cercanía emocional, aunque hay estudios que avalan científicamente que la abuela materna hereda una carga genética a los nietos, aun cuando se haya saltado la generación de la madre.

La abuela materna en muchas oportunidades comparte la responsabilidad de la crianza de los niños con los padres, pasando gran parte del tiempo de la infancia con ellos, lo que les permite colaborar con su educación, inculcar valores y demostrarle en distintas formas su amor, al punto que muchas madres, de manera seria afirman que las abuelas quieren más a los nietos que a los hijos.

Un impacto positivo con grandes beneficios

Las abuelas maternas son capaces de brindar a los nietos la calma que incluso las madres en algunas oportunidades no logran, dejando afirmar que tienen el balance perfecto para darles mimos y amor en la misma medida que correcciones y disciplina.

Los expertos en comportamiento lo atribuyen a su experiencia en la crianza de los hijos propios, otros agregan a esto que logran hacerlo al sentirse doblemente responsables cuando se trata de nietos, pues velan por honrar dos roles sin fallar a ninguno, recordando siempre que son madres y abuelas al mismo tiempo.

Las abuelas maternas transmiten un amor genuino y espontáneo hacia los niños, siendo capaces de enseñarles valores a la par de fortalecer la confianza en ellos mismos, el alta autoestima y resaltar el amor por la familia.

Entre nietos y abuelas maternas se crean historias que tal vez nunca los padres ni otras personas lleguen a saber.

8 consejos que toda abuela materna puede aplicar para mejorar su relación con los niños

Aun cuando se tenga una excelente relación con los niños, las abuelas maternas pueden poner en práctica estos 8 consejos:

  1. Manténgase presente, no solo se trata de visitas diarias, la tecnología brinda la oportunidad de vencer distancias, comunicarse de manera continua es posible, pregunte a su nieto cómo está, cómo estuvo su día de escuela o en casa; esto afianza el vínculo.
  2. Muestre interés en lo que le gusta, hablar de sus interés propios les brinda seguridad y ayuda a fortalecer su confianza, además propicia la comunicación efectiva y les ayuda a expresar sus ideas, sentimientos y pensamientos con mayor seguridad
  3. Haga actividades comunes con ellos, revise lo que más le gusta  y háganlo juntos, también puede intentar que pruebe cosas nuevas con usted. Los niños suelen disfrutar mucho de las comidas preparadas por la abuela materna, así que cocinar juntos su plato favorito, o compartir con ellos trucos y secretos de cocina es una excelente forma de mantener una relación cercana con ellos.
  4. Juegue con ellos, además de ser una de las actividades de preferencias por los niños, en especial por los más chicos, el juego ayuda a fortalecer los lazos afectivos, colaboran en su desarrollo emocional, psicológico y mental, así que además de darle tiempo de calidad, podrá sumar ventajas y beneficios a sus procesos neurobiológicos.
  5. Deje un legado de aprendizaje, los niños suelen decir con orgullo y alegría «Mi abuela me enseñó…»Hice esto con mi abuela…», y otras frases similares para resaltar cosas que vivieron o aprendieron de ellas, pero esto no queda hasta ahí, son vivencias que perduran con los años y forman parte de los legados de vida invaluables. Procure enseñarle muchas cosas, siempre desde la estrechez del vínculo entre abuelas maternas y niños.
  6. Evite ser sobreprotectora, si bien los niños deben estar cuidados y recibir tiempo de calidad, actuar de forma exagerada para protegerlos puede hacer más daño que bien, aun haciendo que se sientan seguros con usted fomente la autonomía en ellos.
  7. No desautorice a los padres, recuerde que si bien está para amar a los niños, sus padres son sus responsables y quiénes eligen la forma de criarlos, evite quitarles autoridad a ellos, especialmente si su nieto está presente. Bajo ninguna circunstancia hable a los pequeños de lo que usted considere errado respecto a sus padres.
  8. No tema mostrarle su afecto, siempre que pueda, a excepción de las oportunidades donde un conflicto o las contradicciones pudieran presentarse (tras un regaño o cuando muestra mal comportamiento), demuéstrele a los niños cuánto les ama, llénelos de besos, abrazos, palabras agradables, mimos, risas, mucho amor y buen humor.

La importancia de la abuela materna en la vida de los niños no termina con la llegada de la adolescencia o la adultez, es un vínculo perdurable, las personas pueden tras crecer apartarse un poco de la familia, pero con la abuela materna es distinto, la mayoría de los nietos procuran mantenerla en sus vidas, incluso haciéndolas partícipes de la crianza y vida de sus propios hijos, es decir de los bisnietos.

Es indudable el bienestar que aporta a la vida de los niños una relación cercana con la abuela materna, un parentesco donde la incondicionalidad del amor resalta ante todo.

orientación niños

Orientación vocacional para niños

Los niños están cargados de gustos, intereses y afinidades hacia distintas actividades que son altamente compatibles con su personalidad, aunque parezca precoz a edades tempranas, la orientación vocacional es algo a lo que deben atender.

La orientación vocacional es un proceso lleno de actividades psicoeducativas que permite a los niños desarrollar sus aspiraciones y habilidades para asumir metas futuras. Te contamos qué es, su utilidad e importancia.

¿Qué es la orientación vocacional?

La orientación vocacional es un proceso ordenado y flexible, en el que se diseñan y llevan a la práctica distintas actividades de orden educativo y psicológico, con el objetivo de que los niños planteen metas académicas y laborales que pudieran lograr a largo plazo, estas tienen como punto de partida sus intereses actuales, así como sus habilidades y aptitudes. 

La orientación vocacional permite a padres, maestros y cuidadores ir conociendo lo que los niños desean hacer cómo adultos, y así brindarles distintas herramientas que les ayuden a estar motivados para que a su tiempo adquieran y desarrollen competencias relacionadas con estas.

¿Por qué iniciar la orientación vocacional a temprana edad?

Los niños de manera natural son observadores de su entorno, y lo imitan espontáneamente, llegando a ser común verles jugar sobre profesiones como bombero, médicos, policías, maestras y astronautas, de igual modo es común escuchar las frases “cuando sea grande quiero ser…” y es ahí donde la orientación vocacional aprovecha su interés para ir dando luces de lo que hacen estos profesionales.

Aunque es muy probable que la profesión y/u oficio que se tenga de adultos, futuro no sea la que de niños nos planteamos, la orientación vocacional desde edades tempranas es esencial para que los niños reconozcan la importancia de pensar y planificar el porvenir, manteniéndose interesados en conquistar logros.

La orientación vocacional es un proceso a través del que se puede ayudar a los niños a explorar la paleta de opciones en el mundo académico así como en el universo laboral; contribuyendo a esclarecer hacia dónde se podría inclinar su elección de estudios o trabajo una vez llegado el tiempo para ello.

La importancia de la orientación vocacional de los niños

En la niñez se comienza a construir la identidad personal y es muy importante darles herramientas que lo faciliten, brindarle información sobre lo que les gustaría ser es muy importante.

Los criterios, creencias, percepciones, pensamientos y emociones que se ponen de manifiesto a través de las diferentes actividades de orientación vocacional, fortalecen la autoestima de los chicos y les ayuda a aumentar su confianza en ellos mismos a la par de hacerles más conscientes de lo que podrían requerir para lograr sus objetivos.

La orientación vocacional para los niños es una herramienta capaz de mantenerlos motivados y curiosos por hacer y construir planes a futuro, elevando su participación al mismo tiempo que va abriéndoles paso para ser más espontáneos, observadores y críticos, mostrando sus gustos y sus habilidades.

8 prácticas que fomentan la orientación vocacional en los niños

  1. Incentiva a practicar juegos de roles, a los niños les encanta divertirse haciéndose pasar por policías, maestros, bomberos, enfermeros, abogados, médicos, constructores, choferes, creando situaciones en los que estos actuarían,  aprovéchate de lo ameno que es para ello interpretar roles y la espontaneidad con que este tipo de actividades se dan, propicia que los más chicos experimenten lo que hacen estos profesionales.
  2. Escribe con ellos guiones teatrales, las puestas en escenas donde los actores interpretan de profesiones y actividades laborales es otro aliado de la orientación vocacional, podrás desde el inicio observar la emoción por interpretar uno u otro papel, procura que el reparto de personajes sea al azar así evitarás que los coinciden en su gusto vocacional tengan inconvenientes, siempre hazle ver lo importante que es para la sociedad cada especialidad de trabajo.
  3. Crea rincones espacios de actividades, tanto en casa como en la escuela la disponibilidad de contar con espacios dotados de materiales escritos, gráficos así como de instrumentos e indumentaria relacionados con las diferentes actividades para adultos, son una excelente forma de que los niños exploren y conozcan de los distintos trabajos que podrían tomar a futuro.
  4. Incentiva siempre el autoconocimiento, saber qué competencias y habilidades  poseen, cuáles deben fomentarse y qué otras deben mantenerse afianzadas es fundamental para que se preparen no sólo para la profesión o trabajo que les gustaría hacer, además de ello les ayuda a reconocer sus potenciales, definir sus gustos y afinidades, valorar el trabajo y respetar la diversidad de criterios.
  5. Apóyate en sus talentos, cada niño posee distintos talentos, estos son comúnmente su puerta de acceso a explorar distintas opciones de actividades en los que estos se convierten en herramientas de trabajo, por ejemplo si a un niño le encanta la ciencia, puedes proponerles actividades de excursión, exploración, igualmente las relacionadas con astronomía, medicina, farmacia y educación.
  6. Mantén su autoestima alta, los niños deben saber lo valiosos que son como seres humanos, no dudar que tienen capacidades, talentos y habilidades para alcanzar sus metas, siempre con la posibilidad mejorar y elevar su potencial, al mismo tiempo que desarrollan nuevas habilidades.
  7. No limites sus aspiraciones a su género, ya se trate de un niño o una niña, hazle saber que pueden ser profesionales y trabajadores de distintas ramas, aun cuando sea poco convencional para ese género, no es muy común ver mujeres siendo obreras de construcción, no permitas que los estereotipos sociales arruinen desde temprano su vocación.
  8. Permite que elijan las actividades extraescolares a su gusto,  aunque muchos papás sueñan con la profesión que desean para sus hijos, las actividades extraescolares inciden notablemente en su futuras carreras, la libertad de elegir estas les permite dar respuesta a sus propias aspiraciones y gustos, recuerde que esto es sumamente muy importante.

Siempre que veas la oportunidad de orientar a los niños para el futuro, no dudes en tomarla, recuerda que son ellos los que deben elegir.

autismo

¿Qué es el autismo y cuáles son sus características?

El autismo es llamado formalmente Trastorno del Espectro Autista (TEA), es una condición general del neurodesarrollo que puede afectar a ambos géneros,  aunque es tratable no es reversible, tenemos para ti información completa para que conozcas a profundidad sobre el TEA.

¿Qué es el Autismo?

El Autismo o Trastorno del Espectro Autista, es una condición neurobiológica multifactorial que afecta el desarrollo de las personas, produciendo en ellas deficiencias o alteraciones persistentes en la forma de comunicarse y socializar así como en su comportamiento.

Las personas con autismo o autistas tienen una forma distinta de experimentar lo que ven, sienten y perciben, sus procesos sensoriales son distintos, generalmente en los extremos de la hipersensibilidad y la hiposensibilidad, lo que hace que reaccionen de forma poco esperada ante algunos estímulos visuales, olfativos, auditivos, táctiles y gustativos.

Signos y no síntomas, ¿Por qué la diferencia?

El autismo no está definido como una enfermedad, es por ello que se habla de signos manifiestos por las personas diagnosticadas con él y no de síntomas.

Los signos son de distintos niveles, unos más severos y recurrentes que otros, pueden no experimentar todos ya que cada persona con autismo puede estar afectada de modo distinto a nivel neurobiológico; del mismo modo son tratables, pudiendo ser controlados y extinguidos pero cabe la posibilidad que reaparezcan por distintas causas.

Los signos suelen aparecer temprano, incluso a los 12 meses hay alertas que pueden poner a los padres y médicos sobre aviso de que el pequeño pueda tener TEA, pero es a partir de los 3 años que se puede realizar el diagnóstico concluyente, siendo los neurólogos y psiquiatras los encargados de este.

Tipos de Autismo

El Trastorno del Espectro Autista puede darse en distintos modos, para su estudio se habla de Niveles de Autismo:

  • Nivel 1: Necesita mínima ayuda, esta se dirige especialmente hacia el manejo de habilidades sociales y comunicativas, en estas últimas no tienen retardo de lenguaje, pero les cuesta expresarse de forma asertiva y con claridad manifestando deficiencias persistentes.
  • Nivel 2: Requiere ayuda moderada, pueden tener retraso del lenguaje y sus áreas de comunicación y socialización se afectan notablemente, igualmente manifiesta afectación conductual.
  • Nivel 3: Precisa apoyo de forma frecuente y continua, muestra grandes deficiencias en la socialización, la comunicación y la conducta.

20 signos que pueden indicar que una persona tiene autismo

Las personas con TEA, a menudo tienen problemas con las destrezas sociales, conductuales y comunicacionales, dejando en evidencia distintos comportamientos:

  1. Parece no responder a su nombre, aun cuando pueda saberlo, actúa ignorando los llamados, esto comienza a manifestarse entre los 10 y 12 meses de edad y se presume es parte de su necesidad de aislamiento y minimizar la comunicación.
  2. No parece estar interesado en socializar, esto incluye evitar el contacto comunicativo y social con otros, inclusive niños de su edad y familiares cercanos.
  3. No apunta o señala, prefiriendo resolver las cosas por medios propios como alcanzar objetos, o simplemente llevando la mirada hacia lo que se le nombra, lo que demuestra que comprende e identifica sus nombres pero no señala para evitar establecer una conversación.
  4. Le cuesta simular e imitar, al tener alteraciones comunicativas y sociales  se le dificulta imitar sonidos, roles e imitar gestos, se cree en gran parte que es por no tener claro lo que se quiere de estas actividades.
  5. Contacto visual limitado, el contacto visual es poco o muy fugaz, con ello se refleja la poca intención comunicativa o su limitado deseo de interactuar con otras personas.
  6. Prefiere estar solo la mayor parte del tiempo, lejos de que no pueda estar con otros, la verdad es que las personas con autismo prefieren jugar solos y hacer actividades que limiten su contacto con otros, aunque pueden interactuar esto se da brevemente y obligarlos a ellos es capaz de desencadenar crisis severas.
  7. Presenta dificultades para identificar, comprender y manifestar emociones, las emociones y los sentimientos tanto propios como ajenos pueden ser interpretados con grandes deficiencias, expresar cómo se sienten ante una situación es un verdadero reto para los autistas, aunque pueden mostrar interés, la empatía no se evidencia en ellos con regularidad.
  8. Manifiestan destrezas comunicativas irregulares, estas aparentan ser deficientes, con evidente retraso del habla o estar por encima de lo esperado con un lenguaje sumamente técnico y rebuscado, algunas personas con autismo son no verbales o padecen de mutismo selectivo, también es común escucharles hablar de forma muy mecánica y con entonación rítmica.
  9. Tienen problemas para comprender la ironía, el sarcasmo, las bromas y chistes, su sentido de la literalidad es muy marcado, se le hace difícil interpretar las frases con doble intención comunicativa.
  10. La ecolalia aparece al hablar, llevándolos a repetir palabras o frases de manera continua, funciona para ellos como un mecanismo de aislamiento social o autorregulación.
  11. Se altera ante los cambios, aun cuando estos sean mínimos las personas con autismo se resisten e irritan fácilmente ante los cambios, interpretándose como una ruptura de sus rutinas.
  12. Los intereses son bastantes restringidos y repetitivos, buscando siempre hacer las mismas cosas, alimentarse de la misma forma o vestir del mismo modo.
  13. Manifiestan conductas físicas estereotipas, aletear las manos, mecerse, caminar en direcciones distintas, dar pasos en puntas, girar sobre sí mismos, balancearse, con ello se autorregulan sensorialmente.
  14. Reaccionan de forma exagerada ante los sonidos, olores, sabores, texturas, puede darse lo mismo con estímulos visuales como la luz.
  15. Se resisten al contacto físico, procurando limitarlo, evitando abrazar, estrechar la mano o acercarse a las demás personas.
  16. Es posible que sean hiperactivos o hipoactivos.
  17. Tienen poca noción de los riesgos y peligros, siendo poco conscientes de las distintas actividades y situaciones cotidianas como al cruzar la calle, acercarse al fuego o lugares altos.
  18. Sus tiempos de atención son fugaces  y su capacidad de concentración es corta.
  19. Los trastornos del sueño se manifiestan de manera frecuente en ellos a distintas edades.
  20. La agresividad es una gran probabilidad,  siendo capaces de agredir a  terceros o a ellos mismos.
autoaprendizaje niños

¿Qué es el autoaprendizaje en los niños?

Consolidar los aprendizajes puede darse de muchas formas, y aunque los métodos donde la asistencia y apoyo de otras personas preparadas en los distintos temas da muy buenos resultados, el autoaprendizajes es una meta que muchos padres desean que sus hijos logren.

El autoaprendizaje en los niños suele darse de forma natural, sin embargo no todos llegan a aprovecharlo, y muchos no se percatan de sus numerosas ventajas, si te preguntas más sobre este tema, tenemos para ti toda la información, no es tarde para practicarlo.

Autoaprendizaje ¿Qué es?

El autoaprendizaje es un concepto con fundamentación didáctica, filosófica y neurobiológico, que sustenta que las personas tienen la capacidad de aprender de manera autónoma, a través de la reflexión con sí mismos, la experimentación y la ejecución de lo que aprenden. 

A través del autoaprendizaje cada persona es capaz de aprender, descubrir y reflexionar, por sí mismos, adquiriendo habilidades que ayudan a desarrollar sus capacidades y aptitudes.

En la mayoría de los casos el autoaprendizaje se da de manera espontánea, lo que flexibiliza los tiempos de logros de acuerdo a la realidad de cada individuo, dirigiendo, regulando y evaluando las situaciones generadoras de aprendizaje para lograr sus metas y objetivos.

Una forma de aprender cargada de ventajas para los niños

El autoaprendizaje coloca al alcance de los más pequeños muchas ventajas, las más prominentes son:

  • No requiere de un tutor, maestro o facilitador, cuando los niños aprenden de esta forma, van solos en el proceso de adquisición de conocimientos de distintos tipos, lo que les otorga mayor libertad y amplias posibilidades de volverse expertos en temas elegidos con total libertad.
  • Aumenta la curiosidad, despertando las ganas de seguir aprendiendo y conociendo, lo que contribuye a la formación integral de los niños, la fuente de conocimiento resulta inagotable, siempre hay más para aprender, dejando por fuera el conformismo y manteniendo a raya el aburrimiento.
  • Eleva las competencias investigativas, los niños que basan su conocimiento en el autoaprendizaje son excelentes investigadores, capaces de formular planteamientos distintos y buscar resolverlos.
  • Fomenta la disciplina, permitiendo organizar de manera particular y efectiva el tiempo que se quiere dedicar al aprendizaje, del mismo modo ayuda a crear estructuras y orden aplicables a lo cotidiano.
  • Mejora los procesos cognitivos, los procesos de memoria, atención y concentración son más ágiles; al no estar guiados por un grupo de estudios se respetan los ritmos de aprendizaje propios, pudiendo dedicar mayor tiempo para superar las dificultades.
  • Resulta funcional, al aprender de forma libre es posible que los juegos sean las herramientas más comunes, igualmente las canciones, rimas, adivinanzas y acertijos, el aprendizaje se fundamenta en la construcción de conocimientos y se apoya en distintas estrategias y herramientas.
  • Amplía las opciones académicas y laborales,  al ser capaz de autoaprender es posible que las opciones de estudios sean variadas, así mismo desempeñarse en distintas ramas laborales es una opción disponible lo que amplifica las oportunidades de éxito.

¿Cómo implementar el autoaprendizaje en los niños?

El autoaprendizaje puede implementarse en los niños de distintas edades, hay herramientas que permiten cumplir con este objetivo, ayudando a afinar las habilidades necesarias para ello:

  • Pon en práctica la disciplina, esta es la base del autoaprendizaje, permitiéndoles mantenerse enfocados en los temas que desean aprender y facilitando las reflexiones sobre estos, autoaprender debe ser una meta real para ellos.
  • Organiza el tiempo, el autoaprendizaje requiere que los niños tengan tiempo disponible para aprender de forma autodidacta, lejos de no dejar tiempo para divertirse o relajarse, es usar el tiempo de forma efectiva. Permite que los niños dispongan un horario donde estén a gusto para estudiar, es muy importante que lo cumplan si excusas 
  • Deja que usen la tecnología a su favor, la inundación tecnológica pone al alcance de los niños muchas fuentes de información confiable de donde leer, extraer datos, conocer y explorar, propicia que se valgan de ellas para autoaprender, asegúrate de que la usen a su favor.
  • Planeen objetivos, querer aprender está bien, pero es necesario ser claros en lo qué se busca aprender a fin de organizar el tiempo para ello, si los niños tienen metas claras, sabrán hacia dónde van. Las metas a corto plazo son una forma adecuada de iniciar, alcanzarlas es un catalizador para mantener el interés de autoaprender.
  • Crea un entorno agradable, aunque cualquier espacio es propio para aprender, cuando se trata del autoaprendizaje es preciso que los niños cuenten con un entorno agradable, cómodo, donde pueda leer, investigar y reflexionar sin ser interrumpido por otras personas o factores externos como ruidos y mascotas, mantén a raya todos los distractores.
  • Motivación al 100%, para aprender en cualquier forma hay que estar motivados, despierta el interés de los pequeños por el conocimiento, hazle saber de los grandes beneficios, ventas y logros que permite el autoaprendizaje de diferentes temas. Conocer lo nuevo aumenta la posibilidad de que sean más hábiles y diestros en lo académico al igual que en lo social.
  • Programa pausas, el tiempo de descanso y la recreación son sumamente importantes, bajo ninguna circunstancia satures a los niños, las pausas permiten que el cerebro descanse y se reorganice para retomar el proceso autodidacta de forma más efectiva, además  mantiene lejos el aburrimiento y desinterés.
  • Reta su mente, motiva a los niños a que pongan en práctica los conocimientos que han adquirido, de esta forma el autoaprendizaje será significativo y constructivo para ellos, crea situaciones donde deba aplicar de una manera realista y/o cotidiana su conocimiento.
  • No permitas que el autoaprendizaje se torne una excusa, aunque el autoaprendizaje es una excelente manera de aprender, esto no debe ser tomado como excusa para abandonar la escuela o los estudios formales, apóyate en herramientas como el Método Montessori, las exploraciones al aire  libre, juegos y actividades creativas tanto plásticas como musicales.

Todos tenemos la capacidad de ser autoaprendices, basta con apropiarse de esta manera de adquirir conocimientos y desarrollar las habilidades y competencias necesarias para ello, lo primero es tener muchas ganas de aprender y plantearlas metas que quieras alcanzar.

método Montessori

¿Qué es el método Montessori?

La educación de niños y jóvenes es uno de los aspectos más importantes para los padres y la sociedad, aunque la libertad de elegir está abierta para todos, hay métodos educativos que logran la preferencia al ser bastante efectivos y cónsonos con lo que se espera, el método Montessori es uno de ellos.

Este modelo educativo fue creado y puesto en práctica a finales del siglo XX por María Montessori, médico y educadora italiana, un método educacional aplicable a bebés, niños y jóvenes que les ayuda a su desarrollo personal  y académico.

¿Qué es el método Montessori?

Se trata de un modelo educacional aplicable en escuelas y hogares, capaz de fomentar el desarrollo y conocimientos físico y social a través de la independencia, la libertad respetuosa de límites no cohesivos y el acogimiento tanto a la psicología como a la naturaleza propia como ser humano, basándose en fundamentos científicos relacionados con el desarrollo de estos.

El método Montessori fue dado a conocer formalmente hace más de un siglo, enfatiza la necesidad de que la educación parta de las capacidades así como de las potencialidades intelectuales, físicas y espirituales de cada persona, dándose en un entorno adaptado a estas para lograr los aprendizajes y la adquisición de conocimientos mediante el autodesarrollo integral con estimulación continua y amable, donde tanto la comprensión como el amor se den.

Montessori concibe que cada persona tiene capacidades amplias, estas les permiten apropiarse de los conocimientos de manera inconsciente y consciente con gran potencial, siendo vehículo activo para su propio aprendizaje.

Una visión distinta del rol del adulto

La visión tradicional de la educación nos acostumbró que en el acto educativo y los procesos de enseñanza y aprendizaje era un adulto el encargado de conducir las actividades, en el Método Montessori es distinto, el trabajo es hecho por los niños y jóvenes en colaboración con un adulto, llevando a un trabajo libre de cada estudiante para desarrollar su inteligencia y psiquis.

Para que el proceso se dé de manera efectiva, el adulto acompañante es responsable de que cada persona utilice los materiales especializados al máximo, incentivando a la autosuficiencia, a través de la estimulación de su capacidad aprender, respetando su espontaneidad.

La maestra o los padres a través del método Montessori son guía y observadores, cada actividad y elemento parte de las necesidades, capacidades e intereses de los niños, en base a ello se ofrecen oportunidades con un propósito en su beneficio y a favor de la sociedad en la que crecen.

La importancia del ambiente de aprendizaje

Aun siendo un método lleno de libertad para aprender, Montessori da gran importancia a la estructura y orden del ambiente de aprendizaje, este debe estar adecuado para fomentar el crecimiento intelectual y potenciar el desarrollo integral de cada persona que haga vida en él.

Tanto el orden como la seguridad son dos condiciones prioritarias en el ambiente educativo, así mismo debe poseer todas las herramientas y elementos necesarios para estimular el aprendizaje y crecimiento desde la infancia hasta la juventud.

La recomendación del método es aprovechar las potencialidades del entorno para aprender de él y en él.

Materiales, factor elemental en el Método Montessori

Los materiales del método Montessori fueron diseñados de manera específica con apoyo científico, buscando responder a los intereses de los niños en cada etapa del desarrollo, ajustándose a las distintas edades.

La exploración e investigación de los más chicos permiten que los materiales satisfagan su curiosidad individual e ayude a su aprendizaje independiente, además mejoran la atención y concentración, a la par de aislar las dificultades, mostrando de forma autónoma los errores cometidos y dejando ver el uso correcto, permitiendo una percepción más amable de los desaciertos y promoviendo la actitud positiva ante estos, lo que ayuda a elevar la autoconfianza y el sentido de responsabilidad.

6 datos del método Montessori 

  1. El aula se concibe como una pequeña sociedad, todo parte del beneficio e intereses de sus integrantes.
  2. El adulto que se encarga de acompañar a los niños en el proceso, es visto como  mediador y orientador, permitiendo que cada niño actúe y piense por sí mismo, tanto para ejecutar actividades como para resolver problemas.
  3. No se imparten premios ni castigos, se promueve la satisfacción por realizar el trabajo personal.
  4. Los materiales nuevos se introducen una vez se han superado los anteriores y se logran los aprendizajes a través de ellos, las actividades son individualizadas, planteando logros y objetivos alcanzables.
  5. Cada persona es responsable y autor de su propio aprendizaje.
  6. El currículo es adaptado a las distintas edades, hay aulas para niños de 3 a 6 años, otras para los de edades comprendidas entre los 6 y 12 años, e incluye aulas para jóvenes de 12 a 18 años de edad.

¿Cómo aprovechar el Método Montessori en casa?

  • Adapta el ambiente para trabajar con el método Montessori de acuerdo a la edad del pequeño.
  • Deja que exploren los espacios sin limitarlos, lo único que debes es garantizar que este no represente peligro para él, bríndele un entorno agradable y seguro.
  • Hable con un lenguaje positivo, evitando las órdenes directas y críticas.
  • Elogie sus logros mostrando lo valioso que son para progreso.
  • Dele un trato justo y respetuoso, permita que exprese con libertad sus opiniones y pensamientos.
  • Aliéntelo y motívelo a realizar sus actividades con independencia y poca ayuda, brinde esta cuando sea necesaria, sin imponerse en que se haga a su modo, la curiosidad lleva al aprendizaje y lo enriquece, así que un niño curioso podrá aprender más cosas..
  • Brinde atención a lo que dice, sostenga conversaciones respetuosas y empáticas. 
  • Reaccione de forma respetuosa ante los errores, evite ridiculizarlo, los desaciertos son parte del proceso de aprendizaje y deben ser asumidos con normalidad.
  • Sea un buen ejemplo, deje que el niño vea en usted las ganas de aprender, trabajar e investigar, esto estimulará su propia curiosidad e interés por aprender.

El niño además de aprender requiere ser visto como el centro de aprendizaje, una vez claro en esto, cada experiencia será garantía de desarrollo y evolución para él.

señales de que un niño no es feliz

Señales que revelan que tu hijo no es feliz

Una prioridad innegociable para los padres es el bienestar integral de sus hijos, esto no se refiere solo a que sean sanos físicamente, sino que emocionalmente están bien, lo que incluye que sean felices; pero no siempre es así, los hijos pueden no ser felices y varios de sus comportamientos son muestra de ello.

En algunos casos desconocemos los signos de infelicidad que pueden mostrar, y en otros a pesar de que son evidentes los evadimos, al considerar que esto refleja que no estamos haciendo las cosas bien como padres. Aunque los hijos no traen manual de instrucciones, dejamos una lista de señales que te ayudarán a definir si tu hijo no es feliz y algunos consejos para ayudarlos.

Felicidad o Infelicidad, ¿De qué dependen?

La felicidad al igual que la infelicidad no es cuantificable, y depende en gran medida en cómo aprendemos desde muy chicos a ver la vida y lo que nos sucede. 

La perspectiva de lo qué es importante y valioso es parte de la crianza que recibimos así como de la influencia del entorno y la sociedad, por esto somos capaces de ver niños y jóvenes muy felices con poco, a diferencia de otros que aun cuando tengan atención, comodidades y amor, no alcanzan la felicidad.

De lo que no hay dudas es que de que siendo feliz, los hijos tienen la posibilidad de desarrollarse emocionalmente seguros, facilitando que cree lazos con otros, sintiéndose más capaces a la hora de realizar las actividades que le corresponden, lo que aumenta sus posibilidades de sentir bienestar y este se asocia directamente con la felicidad.

¿Mi hijo no es feliz?, 13 señales que cuentan cómo se siente

Saber que tu hijo no es feliz puede resultar un verdadero reto, especialmente si te resistes a ver las señales de ello, pero para poder reconocerlas es necesario saber cuáles son, además hay que diferenciar la infelicidad de los hijos de sus momentos ocasionales de rabietas, frustración y tristeza, a cualquier edad se tienen días malos con momentos que generan infelicidad transitoria. 

El comportamiento regular de tu hijo es en dónde debes buscar la respuesta a la pregunta ¿Cómo sé si mi hijo no es feliz?; observa si tu hijo frecuentemente manifiesta algunas de estas conductas:

  1. Escasamente se interesa y disfruta al compartir con los demás, mostrándose molesto, irritado u obligado a socializar con otros de cualquier edad en actividades familiares o escolares; continuamente no quiere asistir a estas o busca estar alejado de los demás mientras se dan.
  2. La mayor parte del tiempo tiene un temperamento poco amigable, pueden manifestar irritabilidad, ser groseros, sumisos y reírse muy poco, si algo hacen los chicos es reír mucho, así que si tu hijo no ríe frecuentemente, algo puede estar opacando su felicidad.
  3. La agresividad se hace presente en muchos de sus días, algunos niños y jóvenes a causa de la infelicidad pueden ser agresivos con otros o con ellos mismos, mostrando comportamientos violentos, como golpear o agredir verbalmente a otros, así mismo infligirse daños. 
  4. Se muestra muy pasivo, otro de los comportamientos observables en las personas que no son felices es la pasividad extrema, siendo poco activos físicamente, prefiriendo estar sentados o acostados en actividades que pueden hacer sin compañía como ver TV, usar el teléfono o pc, leer.
  5. Es pesimista, le cuesta ver lo bueno que sucede a su alrededor,  reconocer sus propias capacidades y habilidades así como las de los demás, puede llegar usar un lenguaje negativo de forma frecuente.
  6. No muestra gratitud, es poco agradecido con lo que tiene y recibe, se queja de ello; ya sea que se trate de cosas no materiales como afecto y congratulaciones, o por cuestiones materiales que le brinden comodidad o calidad de vida, incluso cuando se le da algo que había pedido.
  7. Se muestra desconfiado, no solo de otras personas sino de sí mismo, de cómo actúa, piensa y se expresa, con poca visión de futuro.
  8. Experimenta problemas de autoestima, dificultando su autoreconocimiento positivo, autonomía personal y amor propio, en algunos casos puede también ser muy narcisista creyéndose mejor que los demás y comportándose de manera descalificativa hacia otros.
  9. Frecuentemente está desmotivado, no encontrando razones para hacer las cosas, con pocas ilusiones, sin hobbies o uso productivo de las habilidades.
  10. Tiene cambios de humor frecuentes, sin causas ni razones aparentes pasa de estar feliz a estar triste o enojado.
  11. Se alimenta con problemas, manifiesta no querer comer o come poco y a deshoras, en muchas oportunidades lo hace para no compartir la mesa con otras personas.
  12. Presenta problemas de sueño, el insomnio está presente en sus horas de descanso, se desvela, duerme muy poco o tiene pesadillas. Algunos también duermen mucho, esto les permite limitar el contacto con otros.
  13. Puede tener problemas de control de esfínteres, aún cuando lo hacía anteriormente puede tener escapes.

¿Cómo ayudar a tu hijo si no es feliz?

Como padres podemos hacer varias cosas:

  • Muéstrale interés en lo que hace y siente, tu hijo debe saber que quieres estar cerca de él, compartir y procurarle bienestar.
  • Habla, pero por sobre todo escucha, comunícate frecuentemente con tu hijo, hazle saber que estás dispuesto a oírlo siempre y responderle sus dudas.
  • Bríndale seguridad, la aceptación de su personalidad es una gran forma de hacerlo, pero también los elogios a sus habilidades, las felicitaciones por sus logros y el apoyo incondicional.
  • Establece límites, aun cuando le apoyes, escuches y te intereses en él, tu hijo debe saber que hay límites que debe respetar y cosas con las que debe cumplir,  decir “no” ante lo incorrecto está bien y es necesario.
  • Ayúdalo a tener alta autoestima y más autonomía, ayúdale a sentirse valioso, capaz y seguro, dale tareas y responsabilidades que pueda cumplir para auto valorarse.
  • Incrementa lo positivo, es muy importante que el lenguaje y las conductas que observe en ti sean positivas, inculca en él los pensamientos optimista y la gratitud.
etapas de un bebé

¿Cuáles son las etapas de desarrollo de tu bebé?

Durante los primeros años de vida del bebé, los cambios son muchos, su desarrollo motriz, físico, mental y de lenguaje es bastante notable. Sin embargo, hay comportamientos esperados que permiten medir cómo va creciendo.

En cada etapa hay cosas que el bebé debería lograr, para estimularlos a ello, hay distintos consejos que los padres y cuidadores pueden seguir, te contamos todo.

0 a 6 meses, etapa inicial de vida

Desde el nacimiento  hasta el medio año de vida, los bebés muestran muchos cambios, en cada uno se puede medir su ritmo de desarrollo.

Primer trimestre de vida

Desde 0 hasta los 3 meses depende notablemente del cuidado de los padres, también es un proceso de adaptación a su nuevo entorno. En el primer mes, es común ver sus manos cerradas en puño y su interés temprano para fijarse en las caras y objetos; igualmente responde a la voz de las personas que les son más familiares, se comunica a través del llanto.

Al llegar al segundo mes de vida es más espontáneo, atiende más a los sonidos y comienza a sostener la mirada fija, puede mostrar agrado o rechazo al ver algunas personas u objetos. A los 3 meses sostiene la cabeza erguida al igual que el pecho, agita los brazos y piernas rápidamente y con fuerza, hace sonidos guturales.

Consejos de estimulación para el primer trimestre

  • Háblale y cántale en tono melodiosos, sonríele frecuentemente.
  • Utiliza móviles con luces y sonidos que lo incentiven a  fijar su atención y mantenga la cabeza firme; puedes colocar objetos musicales y luminosos a sus lados para que mueva la cabeza de derecha a izquierda y viceversa.
  • Acuéstalo boca abajo y llámalo para que levante la cabeza buscando tu voz.
  • Recuéstalo sobre su espalda y ejercita suavemente sus brazos y piernas con movimientos ascendentes y descendentes, así como hacia arriba y abajo.

Segundo trimestre del bebé

Al llegar a los 4 meses puede dar vuelta sobre su tronco, igualmente intenta alcanzar los objetos con sus manos, su contacto visual y seguimiento de los sonidos son más sostenidos.

En los meses 5 y 6 el pequeño será más ágil para girar y voltear sobre su espalda, logrará tomar objetos con las manos, es posible que le escuches sonidos frecuente de «trompetillas» y algunos gritos espontáneos, el llanto sigue siendo la forma más notable de comunicarse, pero puede ser más intenso y aparecer las carcajadas al hacerle cosquillas, se mantendrá sentado con apoyo de forma más estable.

5 consejos para estimular el desarrollo del bebé en su segundo trimestre de vida

  1. Coloca objetos que se muevan y emitan melodía a su alrededor para que intente alcanzarlos.
  2. Acuéstalo boca abajo y acaricia su espalda suavemente para que se ponga erguido.
  3. Permítele que tome tus pulgares para esforzarse y tratar de sentarse sosteniéndose de ellos.
  4. Juega a extenderle los brazos y piernas con movimientos rápidos, pero suaves.
  5. Muéstrale su imagen en un espejo de bebés e invítalo a que señale dónde está.

Segundo semestre del bebé

Del mes 7 a al 9 el desarrollo parece ir más rápido, en especial en lo motriz y el lenguaje; comienza a sentarse y a gatear, también intenta pararse sujetándose de algo; se vuelve más independiente y explora todo, comenzando decir sílabas como “pa” o  “ma”, del mismo modo señala objetos con el dedo. Aumenta su independencia y su curiosidad, todo cuanto consigue se lo lleva a la boca, aplaude y saluda con la mano.

Entre los 10 y 12 meses el desarrollo se ha consolidado en muchos aspectos, el bebé se mueve de manera más estable, segura y firme, sosteniéndose de pie sin aguantar sus manos y da sus primeros pasos, también puede pronunciar palabras como “mamá”, “papá”, “agua”, “ven, reconoce muchos objetos y personas por su nombre.

Su motricidad es más definida, con un mejor agarre de las cosas, incluso los de tamaño pequeño, igualmente se muestra bastante interesado en comunicarse con otros de manera verbal y a través de gestos.

¿Qué hacer para estimularlo en esta etapa?

  • Lee con el bebé, los cuentos con sonidos de animales resultan muy atractivos para ellos.
  • Invítalo a tomar y lanzar pelotas, esto ayuda a su coordinación visomotora.
  • Haz que imite expresiones faciales y sonidos.
  • Permítele jugar mucho en el suelo, lo ayudará a gatear y caminar de manera más firme.
  • Dale objetos y juguetes de tamaño grande o mediano diciéndole su nombre.

¿Cómo se da el desarrollo del bebé desde su primer año hasta alcanzar el segundo?

La autonomía de los bebés se eleva en estos meses, es más independiente para andar, moverse, sentarse y comunicarse, también se acentúa su carácter, es posible que se le dificulte acogerse a ciertas reglas, como dejar de tocar cosas, llevarse objetos a la boca, estarse quieto o dormir  en un horario.

Socializa de forma más espontánea y se interesa en pasar largos periodos jugando, el apego puede aparecer, especialmente hacia la figura materna o su cuidador principal.

5 consejos que benefician el desarrollo de los niños entre 12 y 24 meses

  1. Permítele jugar con aros, tacos y bloques para apilarlos o ensartar por formas, tamaños y colores.
  2. Muéstrale libros, revistas y tarjetas de tamaño grande con imágenes de objetos, animales y personas.
  3. Invítalo a armar rompecabezas de 4 y 6 piezas, estas deben ser grandes.
  4. Deja que haga hoyos en la arena o la tierra con palas y rastrillos de juguete.
  5. Estimula su lenguaje a través de títeres y cuentacuentos.

El desarrollo luego de los 2 años

La interacción social y comunicativa con otros se acrecienta, se vuelven más participativos y expresivos, pueden correr, rebotar, saltar y/o lanzar con gran estabilidad, les encanta dejar volar su imaginación.

¿Cómo colaborar en el desarrollo durante estos años?

  • Invítalos a contar historias.
  • Estimule su imaginación a través de dibujos con crayones y pinturas.
  • Practiquen juntos deportes de carreras, saltos y fútbol.
  • Deje que juegue con otros niños en parques y jardines, usando especialmente el subibaja y los columpios.