comportamiento de perros

Atento a estos comportamientos de tu perro, ¿hay que preocuparse?

El comportamiento de los perros puede variar de acuerdo a su salud y las emociones que experimentan, es muy importante que los dueños estén atentos a los cambios que se produzcan para solventar cualquier problema de salud o conducta canina.

Sin ánimos de causar grandes preocupaciones hay que estar al pendiente de algunas alteraciones en el comportamiento de los perros, si lo notas triste, muy agitado, somnoliento, salivando más de lo habitual o agresivo, debes encender tus alarmas y mantenerte al pendiente, te contamos lo que puede estarles pasando.

Cambios en el comportamiento de los perros, qué atender en ellos

Los cambios de comportamiento en los perros son varios, al igual que sus causas, pero aunque muchos de ellos son normales por el desarrollo y envejecimiento, otros pueden ser señal de que nuestro can está experimentando problemas de salud o de conducta que pueden resultar en complicaciones mayores.

Antes de poner nuestro mundo de cabeza y presumir lo peor hay que atender si estos cambios son momentáneos o se han ido acentuando y se han vuelto frecuentes, pero sean de una u otra forma lo mejor es tomar nota de estos y consultar con su veterinario.

Tras cada cambio presentado en el comportamiento del perro, hay una circunstancia o situación especial que lo causa, esta puede ser ambiental, sanitaria, emocional o combinar estos factores, para resolverlo con éxito es necesario que se identifique la causa y atenderla con inmediatez.

9 cambios en el comportamiento de tu perro que deberían ponerte alerta

Aunque sean varios los cambios de comportamiento que un perro puede mostrar, más de media docena de ellos que deben encender tus alarmas y mantenerte alerta, te contamos cuáles son:

Comportamiento agresivo hacia otros

Ya sea que se trate de humanos u otros animales, los comportamientos agresivos comos ladridos desde lo más cercano, intentos de mordeduras o ataques concretos dejan ver que el perro está alterado, pueden ser causados porque no los conoce, están en periodo de adaptación a su presencia, han sido atacados o hay algo que no le gusta.

Es uno de los cambios de comportamientos más necesarios de atender con inmediatez, especialmente si las personas o animales hacia los que se muestran estas conductas, hacen vida común con el perro. 

Ladridos más frecuentes y con tono de queja y dolor

Así como el moviente de la cola y la posición de las orejas deja ver cómo se siente el perro, sus ladrido son su voz, cuando se tiene un perro los dueños aprenden a identificar en ellos un tono distintos para avisar que alguien llega, hay algún extraño cerca, algo le molesta o le duele.

Si los ladridos son más frecuentes de lo acostumbrado y además con tono grave que se asemeja a un aullido son sin duda algo de lo que preocuparse, puede indicar que el animal tenga alguna molestia o dolor.

Miedo

La señal más notoria será la cola entre sus patas traseras, la mirada esquiva y la intención de permanecer escondidos, indicando que alguien o algo le está causando gran miedo, temor y hasta pánico a tu can. 

Es posible que haya sido agredido o que se asocie con un evento traumático, se mostrará sumiso, aunque igualmente es probable que se muestre temeroso y/o agitado. 

Rompe objetos

La ruptura de muebles, colchones, almohadas, cojines, papel, puertas, y plantas es muy común en los cachorros, sin embargo si esto no es la conducta habitual de un perro joven o adulto, es importante atenderlo, puede estar relacionado con cambios y alteraciones hormonales, estados nerviosos o agresivo. 

Defeca u orina en lugares no acostumbrados

Los perros aprenden luego de unos meses a defecar y orinar en un lugar en particular, cuando comienzan a dejar sus desechos en lugares no regulares hay que estar muy atentos, puede indicar que se siente amenazado por otros perros, busca marcar su territorio ante otros, incluso humanos, y lo más grave podría ser que tenga problemas para controlar sus esfínteres.

Se arrastra en vez de caminar

Otro de los cambios en el comportamiento canino más alarmantes es este, puede indicar que el animal tiene dolencias articulares, musculares u óseas, es necesario que lo lleves al veterinario pronto para evitar complicaciones mayores, también es posible que tenga una erupción en la piel y no te hayas fijado. 

Bebe más agua de lo normal

Especialmente en el verano los perros beben más agua de lo normal, pero si ves que el tazón de tu perro se está vaciando más rápido de lo habitual puede ser que experimente problemas hormonales que están provocando que su temperatura se eleve.

No come

La falta de apetito por parte de los perros es muy preocupante, tal vez simplemente le has cambiado su alimento y no le agrada, pero sino hay cambios en la dieta, es bastante seguro que pueda estar pasando por molestias gástricas, infecciones en el la boca o tracto digestivo e incluso puede estar sufriendo de una obstrucción intestinal.

Se rasca y lame con mayor frecuencia

Rascarse distintas partes del cuerpo, así como las orejas y lamerse, especialmente las patas, es una de las maneras naturales que tienen los perros de acicalarse, deshaciéndose de las células muertas de la piel, pelo caído y alguna que otra pulga, sin embargo si lo hace de manera frecuente y con gran frenetismo, es posible que tenga una infección cutánea, parásitos, heridas o llagas, cual sea el caso es necesario que cuanto antes se atienda con un buen baño y una revisión exhaustiva. 

Muchos de los comportamientos inesperados de los perros son solucionables de forma rápida y doméstica, en otras oportunidades serán necesarias las consultas con los veterinarios y algunos especialistas en conducta animal; del modo que sea siempre prioriza la atención de los cambios, en especial cuando estos se intensifican.