alimentación niño

Alimentos básicos para una dieta equilibrada en los niños

La alimentación de los niños es muy importante, esencial para que se desarrollen y mantengan sanos, por ello es indispensable que los distintos alimentos que ingieren, posean la cantidad necesaria de nutrientes, vitaminas y minerales que le aporten al organismo lo que necesita para funcionar de modo adecuado.

Te dejamos una lista de alimentos de distintos tipos y orígenes que debes incluir en la dieta diaria de los niños, sin importar la edad que tengan, su consumo está altamente recomendado por especialistas de la salud y de la nutrición.

Importancia de la dieta equilibrada en los niños

La dieta equilibrada se traduce como buena salud de los niños, mejorar su nutrición al igual que formar buenos hábitos alimenticios es esencial para su desarrollo y crecimiento tanto físico como mental, para ello es necesario que a diario los más chicos incluyan en sus comidas alimentos de todos los grupos.

Los hábitos de alimentación inician desde la temprana infancia, así que mientras antes tengan acceso a gran variedad de sabores, colores y texturas de alimentos, más pronto podrán ir equilibrando la ingesta de vitaminas, minerales, así como grasas y oligoelementos, proporcionándoles con ello la protección ante virus, bacterias y enfermedades que pueden atacar su inmunidad.

El no brindarle a los niños una dieta balanceada, pueden desencadenar problemas de malnutrición o desnutrición infantil, obesidad, diabetes infantil, retraso del crecimiento, trastornos hormonales, afecciones intestinales, alergias y decaimiento.

8 alimentos básicos que todo niño debe consumir para tener una dieta equilibrada

Estos 8 alimentos deben ser consumidos frecuentemente por los niños: 

  1. Frutas

Las frutas son alimentos muy completos en cuanto a fibra, vitaminas y minerales, además pueden acompañar las comidas principales e incluirse como meriendas en distintas horas del día, los cítricos como piña, durazno, melocotón, naranja, parchita, guayaba, limón, mandarina y toronja pueden comenzar a introducirse en la dieta de los niños una vez que hayan cumplido 18 meses, antes de ello podrían ocasionar alergias.

Las frutas como bananas, manzana,pera, mango, melón y patilla son muy saludables, además tienen sabores agradables, permitiendo comerlas en su forma natural o elaborar jugos y compotas caseras con ellas.

  1. Verduras

Las verduras como zanahoria, remolacha, pepino, calabaza, coliflor, espinacas, brócoli,  y lechuga son una excelente fuente de antioxidantes, vitaminas y minerales, igualmente aportan gran cantidad de fibra al organismo.

Estos alimentos ayudan a que los niños de distintas edades se desarrollen más sanos y con energía, acelerando la formación y protección de los tejidos y células alojadas en el intestino y las vías respiratorias. El consumo diario de estas verduras solas o combinadas, es importante para dar a los chicos una alimentación balanceada.

  1. Tubérculos

La patata es el tubérculo recomendado por excelencia para los niños, aunque les encantan fritas, es la presentación menos saludable, recomendado como opciones principales al vapor, al horno y en puré. Los tubérculos son ricos en  vitaminas del complejo B y vitamina D; también poseen buenas cantidades de magnesio, potasio y fósforo, así como de ácido fólico y riboflavina.

La remolacha, los rábanos y la batata al igual que la yuca son muy buenas opciones para variar la alimentación de los niños y mantenerla equilibrada.

  1. Cereales

Bajos en grasa y colesterol a la par de ser altos en fibra, minerales y vitaminas, los cereales son infaltables para una dieta balanceada, dando siempre preferencia a las presentaciones más naturales o integrales, su sabor y textura son muy agradables para los niños de todas las edades.

Trigo, avena, cebada, arroz, centeno y maíz son los más saludables y se pueden presentar para ellos en papillas, batidos, licuados, panes, bollos y galletas. Su ingesta en el desayuno está altamente recomendada, y también forman parte de las meriendas saludables. Para quienes tienen problemas de tolerancia al gluten, quínoa, mijo y amaranto son excelentes sustitutos del trigo, centeno y cebada.

  1. Lácteos

La leche es alta en calcio, hierro así como en vitaminas A y D, especialmente la leche de vaca y cabra, al igual que sus derivados, pueden consumirse a diario en buenas cantidades. Para quienes presentan problemas de alergia o intolerancia a la leche animal, las opciones vegetales de almendra, arroz , soya y nueces, son la solución a sus requerimientos nutricionales.

  1. Carne blanca

La carne blanca como el pollo, pavo y el cerdo son un excelente alimento, cargado de proteínas que se digieren y absorben con gran facilidad, además contiene grasas no saturadas y alto contenido de minerales como cobre, hierro y zinc, así como vitaminas del grupo B.

Hay muchas formas de prepararlas, pudiendo ingerirlas a diario en más de una de las comidas principales, además tiene buena textura y excelente sabor, lo que facilita que los niños la consuman con agrado. 

  1. Pescado

En la variedad está el gusto y el pescado es otro de los alimentos que mayor aporte nutricional da a una dieta balanceada, se recomienda el consumo de pescados como atún, caballa, trucha, róbalo, merluza, salmón, bacalao, gallo, dorado y lubina.

La carne del pescado está llena Omega 3 y 6, vitaminas A, B, D y E, igualmente es rica en potasio, yodo, fósforo, calcio, sodio, cloro, hierro y magnesio; aunque su olor no resulta agradable para muchos niños, su sabor sí, y es posible que lo coman a la plancha, en sopas, guisos y fritos en aceite de oliva, con una o dos veces por semana que lo ingieran estará bien para colaborar a su nutrición.

  1. Carne roja

Siendo una poderosa fuente de proteínas, las carnes rojas como las de ganado vacuno, al igual que la carne de cabra y oveja, están recomendadas para ser consumidas por los niños; tienen alto valor nutricional por su elevado contenido de magnesio, calcio, hierro y zinc, además de vitamina A, B y D en excelentes cantidades.

La carne roja tiene cortes distintos que hace que su preparación sea fácil, además se digiere de forma rápida, siendo posible consumirla a diario en una o más de las comidas principales, es uno de los alimentos favoritos de los niños de distintas edades por su buen sabor, olor y textura.