alimentación saludable

¿Qué es la alimentación saludable?

En líneas generales, una alimentación saludable es aquella que te permite obtener los nutrientes que tu cuerpo requiere para funcionar adecuadamente. Le facilita a tu organismo mantener o restablecer la salud, minimizando los posibles riesgos de contraer enfermedades, así como también, interviene en tu desarrollo y crecimiento.

Para lograr una alimentación saludable, requieres ingerir con regularidad aves, aceite vegetal, carnes, cereales integrales, frutas, leche, legumbres, pescados, verduras, en cantidades específicas y variadas. Manteniendo este hábito alimenticio podrás tener una vida proporcionalmente sana.

Aportes de los alimentos al organismo 

Es valioso que tengas en cuenta, que los alimentos se clasifican en dos grupos y estos aportan diferentes nutrientes al organismo:

  • Los macronutrientes: en donde pertenecen los carbohidratos, las grasas y las proteínas.
  • Los micronutrientes: compuestos por los minerales y vitaminas.

Los macronutrientes

Como su denominación indica, son los que aportan en un gran porcentaje los requerimientos para que tu cuerpo pueda ejecutar todas sus funciones adecuadamente, ellos son:

Las grasas

se les considera una de las principales fuentes de energía de tu organismo, consumiéndolas en las cantidades adecuadas, ayudan al crecimiento, desarrollo y mantenimiento del cuerpo. 

  • Se presentan de tres formas: 
  • Sólida (como manteca), 
  • semisólida (Margarinas o mantequillas) o 
  • líquidas (aceites). 

Cada una requiere del organismo diferente proceso metabólico para ser aprovechadas apropiadamente.

No todas las grasas son convenientes a tu organismo, ejemplo las conocidas como trans. Las cuales se forman cuando los aceites en estado líquido se solidifican convirtiéndose en manteca o margarina, mediante el proceso de hidrogenación.

Estas grasas se localizan generalmente en la manteca vegetal, algunas margarinas, alimentos procesados, caramelos, dulces, frituras, galletas, productos horneados y pequeñas cantidades en productos lácteos. 

Su consumo frecuente puede originar que se eleve el colesterol malo y se incremente el riesgo de padecer de diabetes, obesidad o enfermedades coronarias, entre otras.

Carbohidratos

Son los que constituyen la principal fuente de energía de tu alimentación, es el combustible requerido para poder desarrollar las actividades diariamente. Le permite a todo el organismo mantener la temperatura corporal adecuada y el buen funcionamiento de los órganos vitales. Estos pueden ser simples o directos y complejos.

Los primeros se encuentran de manera natural en la caña de azúcar, la miel y la remolacha, también pueden ser obtenidos en forma de azúcares, ejemplo los productos industrializados. Mientras que los denominados carbohidratos complejos se encuentran mayormente en alimentos como el arroz, la papa, los plátanos, ñame y yuca.

Los carbohidratos se pueden consumir, pero con moderación, para evitar la diabetes, el sobrepeso, la obesidad y otras enfermedades crónicas. Sin embargo, su poco consumo podría ocasionar el bajo peso o desnutrición, por tanto, se debe equilibrar su ingesta, en beneficio de un organismo saludable.

Proteínas

Es el alimento responsable de la formación y desarrollo de las células, órganos y tejidos, así como la estructuración de los músculos y el funcionamiento hormonal. También intervienen en las enzimas que transportan ciertas moléculas esenciales y transmiten las señales de alerta funcional.

Las proteínas muy importantes en las funciones de tu organismo. Sobre todo durante el crecimiento, el embarazo, lactancia o recuperación de algunas enfermedades.

Estas pueden ser de origen animal, como las que se obtienen en carnes magras, huevo, leche, pavo, pescados y pollo. O vegetal, como la de las leguminosas (alverjas, frijoles, garbanzos, lentejas) frutos secos, nueces, quinua, entre otros.

Los micronutrientes

Son los que ayudan a proporcionar el equilibrio adecuado para el funcionamiento de tu organismo. Entre los más esenciales se encuentran: el hierro, el calcio, iodo, zinc, las vitaminas A, del complejo B, C, D, E. El colesterol bueno HDL

Se localiza en la hemoglobina (glóbulos rojos) y la mioglobina (presente en los músculos), transporta el vital oxígeno en la sangre. Se localiza en carnes, huevos, hígado,  leche, viseras y alimentos de origen vegetales.

Y entre las vitaminas, a la vitamina C, la cual permite la producción y mantenimiento del tejido conectivo del cuerpo (dientes, huesos, piel y tendones). Ayuda a la cicatrización de las heridas aparte de sus funciones antioxidantes. Todas las frutas y verduras son una excelente fuente para su obtención.

Recomendaciones para mantener una alimentación saludable.

  • Consumir diferentes tipos de alimentos al día
  • Ingerir frecuentemente frutas, legumbres y verduras.
  • No abusar del consumo de grasas de origen animal
  • Consumir carnes rojas de manera limitada
  • Consumir regularmente leche
  • Reducir conscientemente el consumo de sal al igual que el azúcar.